miércoles, 6 de julio de 2016

No me da tiempo

Es una de las frases que más decimos a lo largo del día, siempre la mente ocupada, con algo en la cabeza, nunca tenemos tiempo para nada; si el día tuviera más horas, más cosas haríamos, y aún así, repetiríamos la misma frase, una y otra vez.

La primera obligación es el trabajo, no podemos eludirlo, porque de él, depende nuestra supervivencia; este, cada día, nos roba mínimo ocho horas de nuestra vida, si le sumamos otras siete u ocho horas que nos pasamos durmiendo al día, obtenemos más de la mitad del día consumido. También, tenemos que restar el tiempo de nuestras necesidades biológicas, como hacer la comida para alimentarnos, ir al baño, asearnos y algunas cosillas más, restémosle, unas dos horas; por supuesto, limpiar la casa, poner la lavadora, tender, planchar y demás tareas del hogar, mínimo de lo mínimo, dos horas más, son unas diecinueve horas consumidas de forma rutinaria, nos quedan unas cinco horas al día "libres". 

¿Qué hacemos con el resto del tiempo?, porque ni si quiera, he mencionado, el ir de compras al supermercado, ir al banco o hacer algún papeleo, algo que se ha roto, o muchas de las incidencias que ocurren en el hogar. Podemos aún complicarlo más, cuando tenemos niños u otros familiares a nuestro cargo, entonces como un agujero negro, absorberán el poco tiempo que nos queda. Quizás si tienes pareja, y os repartís las tareas, podáis ganar algo tiempo, pero aún siendo así, seguramente tampoco la verás hasta la hora de comer. La falta de tiempo, deteriora todo tipo de relaciones, y descuida las cosas más importantes.

Entonces, si sobra algo, quizás puedas dedicarlo a ver la tele (dependiendo de lo que veas, puede ser hasta peor que dispongas de ese tiempo libre), estar un rato con el móvil, a lo mejor hacer algo de deporte, pasear o dedicarte a otra afición, siempre con el tiempo contado, con un ojo pendiente en el reloj; vamos, que hasta para hacer el amor, tenemos que sacar rascando, aunque sea un poquito de tiempo y no alargarse mucho, que si no, hoy comemos a las doce de la noche...

Ahora piensa un poco en esta rutina forzosa, en la que estás metido y reflexiona en serio; siempre pensando, - tengo que ir a tal sitio -, - bueno esto ya lo tengo hecho -, pero da igual porque tendrás que volver hacerlo mañana o dentro de unos días; y así, vamos tirando, tirando, y pensando - ¡es que no me da tiempo! -, te encuentras con alguien, - disculpa pero es que voy deprisa y no me da tiempo -, en el trabajo, - ¿te vienes a desayunar? -, - no, ve tú, que tengo que acabar esto, si no, no me da tiempo -, en casa, - ve bañando a los niños, que si no, no me da tiempo con la comida -... y así pasamos nuestra vida, llenándolas de rutinas necesarias y obligatorias, en las que estás tan absorbid@, que no tienes un momento para pensar hacia donde vas, como los burros, tienes unas anteojeras puestas y sólo ves hacia delante, no sabes por donde estás pasando, pero tú sigues, ahí el primero, la primera, sin poder parar porque no te da tiempo.

Entramos en un círculo vicioso que nos impide darnos cuenta de la vida en general; vamos, que "fulanito" con cuarenta y cinco años, se murió ayer, cuando iba a recoger el coche del taller y ni siquiera le dio tiempo a recoger a los niños del colegio... es para pensarlo, porque esto es así. Me dirás, - es que así es la vida, ¿qué puedo hacer?, no me queda más remedio que cumplir con todo lo que has dicho -. Vale cierto, pero recuerda, que en muchas de estas obligaciones, te has metido tú, nadie te ha obligado, eso te pasa por hacerle caso a esta sociedad, ¿a que si te dieran a elegir y dar marcha atrás en el tiempo, hay muchas cosas que cambiarías?, pero claro, metimos la pata, por ser obedientes al sistema, que no te dejará parar ni un momento, bueno... te da una vez vacaciones al año, para que no revientes antes de tiempo; y es curioso, porque muchas veces llegan las vacaciones y ni siquiera puedes permitirte un viaje, o no se te apetece.

¿Cómo puede ser que en el cosmos, sobre tanto tiempo, y tú una insignificante hormiga, estés más ataread@, que el universo entero?, vaya, que importante eres, vamos, el ombligo del mundo, ¿no?. No tienes tiempo, para mirar a tú lado, para ver que pasa en el mundo, cerca de tu barrio, y lo que sabes, lo sabes por los medios de comunicación, ¡pobrecit@!, sin tiempo para ver las maravillas de una noche estrellada o el sufrimiento atroz que te rodea; no haces nada por ello, ¿tú?, ¿tú no tienes tiempo, verdad?, y no sólo sigues tirando con la vida como si fueras un animal de carga, si no que te estás quejando continuamente, porque el mundo no cambia, - la gente es mala y no tiene educación ninguna -, - la juventud cada vez peor -, pues déjame decirte con cariño, amigo mío, que la culpa es tuya, y sigues traspasando el mismo pensamiento basura a tus hijos y sobrinos; tanto es así, que te sientes orgulloso, cuando avanzan un paso más hacia la misma esclavitud que tú vives, si, si, esa que te roba el tiempo, esa que está matando a millones de personas en todo el mundo, por la que sientes asco y te quejas tanto.

En esta sociedad hemos perdido la noción de la realidad y el tiempo, vamos como pollos sin cabeza, sin darnos cuenta de nada y permitiéndolo todo, nuestros niños ya no saben apreciar nada, porque nosotros tampoco lo hacemos... ¡Muchach@!, ¿a dónde vas?, date cuenta de lo que es esta vida, la estás desperdiciando, y estas destruyendo el futuro de todos. ¿Quieres soluciones?, yo siempre doy alguna en cada publicación, repásalas, quizás se te hayan pasado por alto.

Leerás esto, pensarás quizás, que tengo razón, reflexionarás como mucho cinco minutos y seguirás con tu misma vida... porque en el fondo... - ojalá pudiera razonar más y cambiar mi vida -... pero... no tienes tiempo, ¿verdad?... pues cuidado, por desgracia, la muerte tiene un tiempo exclusivo para ti y está a la vuelta de esquina... tú sabrás...











2 comentarios:

  1. Muy bien amigo, sigue avanzando, ¡ojala tengas tiempo! jajaja agregue un enlace directo de tu pagina en la mía, para que mis lectores también se edifiquen contigo. Bendiciones

    ResponderEliminar