miércoles, 13 de julio de 2016

La era digital del trueque

Antaño, hace muchos, muchísimos siglos atrás, cuando aún no existía el equivalente al dinero o la moneda como tal, nuestros ancestros usaban el trueque. Se especializaban en algo, que les quedaba como excedente y cambiaban con diferentes tribus, por otras cosas o alimentos para poder subsistir; el valor del cambio aunque ya lo tenían más o menos preestablecido, podía ir variando en el mismo momento de la negociación, al igual que ciertas tribus que todavía aún lo practican.

Viajando en el tiempo, hacia delante, desde la introducción del pago con metales preciosos, pasando por las monedas y llegando a los préstamos más modernos; lo único que ha "cambiado", ha sido que ese servicio prestado o ese material para cambiar, se valora no por otras cosas, si no con un precio monetario legalizado, es como más "standard", de manera que todo queda más regularizado y es más fácil a la hora de comerciar.   

Así, se ha movido el mundo, durante miles de años, y la evolución que ha tenido y que sigue su curso, es hacerlo todo de manera más virtual; hay países, como en Suiza, donde ya poca gente paga con moneda, todo va por transacción bancaria, hasta para comprar el pan; el dinero físico, como lo conocemos irá desapareciendo del todo. Quedará más simplificado aún, la moneda sólo aparecerá en pantallas, será algo digital y por supuesto, estará mucho más controlado por los países, administraciones y bancos, entre otras organizaciones (que es bueno y malo a la vez).

Resumiendo, desde más de 3000 años de historia del hombre, por poner una fecha de referencia, el trueque ha pasado del intercambio material, a una valoración legalizada con dinero, hasta llegar al crédito virtual. La verdad, no es mucho, teniendo en cuenta que al final, después de tanto tiempo, realmente seguimos con este mismo trueque, pero más evolucionado, estamos en lo que yo llamo, la era digital del trueque.

Parece mentira, que tanto que llevamos vivido, sufrido, progresado e inventado, aún seguimos con un sistema económico tan primitivo, de dar a cambio de recibir, donde muchos no tienen nada que dar y no pueden recibir, esto se esconde, en eso que llamamos, el estado del bienestar y la democracia.

Si la democracia es, una forma de organización social que atribuye la titularidad del poder a la ciudadanía, ¿por qué no es el pueblo el que decide el tipo de regulación económica que quiere?, ¿por qué en mi país, siendo del primer mundo, sigue habiendo problemas tan básicos como la desnutrición?, alguno me dirá - si, si, eso es así, claro que elige el pueblo, mediante la representación política de cada país -, claro, claro, ahora me cuentas una de chinos, que ya sabemos todo lo que hay por medio y lo que estamos pasando.

En este mundo, hay una cosa clara, es que alguien tiene que producir, y para eso tenemos que trabajar, para sostener la sociedad en la que vivimos; al igual que un animal tiene que cazar todos los días para alimentarse, nosotros debemos encajar en algún engranaje del sistema de producción, para el mantenimiento de la estructura que hemos montado; vale, eso me parece bien y lógico.

Pero yo me pregunto, ¿y por qué de esta manera?, ¿por qué tenemos que aguantar este sistema que sabemos que es injusto?. Hoy en día hay excedente de todo, de hecho, hay multitud de pisos vacíos, o se tiran toneladas de comida, cada día en este país; esta es la grandiosa era digital del trueque, en donde a pesar de los avances tecnológicos, todo sigue igual que hace miles de años o peor, pues hay más información sobre las barbaridades que se cometen,y siguen sin arreglarlas. Seguimos aceptando que el dinero es la mejor solución que existe, parece que nos gusta ser esclavos de las "moneditas", los "billetitos" y los saldos positivos ... esos que una vez fueron inventados por ciertos embusteros y te han hecho creer que tienen algún valor, ¿todavía piensas eso?.

Como alternativa, yo imagino un sistema distinto, que es posible de realizar, en donde el pago o el trueque por los servicios prestados, no sea el dinero, si no más bien, que tengamos nuestras necesidades básicas cubiertas de verdad, sin tener que preocuparnos por ellas. 

Imagínate una sociedad, en donde sólo por trabajar de forma digna, adaptada a tus habilidades y preferencias, tienes derecho a una casa, con todas sus prestaciones, agua, luz, calefacción, sanidad, desplazamiento, alimentación, y otros derechos adquiridos, sin tener que pagar impuestos. Eso sí, no tendrás dinero, no lo necesitarás, no te faltará ninguna necesidad de las indispensables y básicas, a nadie (como debería cumplirse según la Constitución Española). Los demás productos que compramos por capricho, podrían regularse, con un cierto número o disposición al año, para no colapsar el sistema (hoy te toca a ti, mañana a mí, por ejemplo).

Clasificar la preferencia de los trabajos disponibles y necesarios en la sociedad, y asignarlos equitativamente a los ciudadanos más cualificados, no sólo por estudios, si no por capacidades innatas, psicotécnicos, etc, en donde nadie pudiera meter la mano y aprovecharse. Sin exprimir al trabajador, contando con los obreros y técnicos necesarios para cada función, y con un número de horas razonables.

Esta sociedad que describo es posible, y cuando en la famosa pirámide de Maslow, estas necesidades estén cubiertas, entonces podremos evolucionar, más, hacia arriba, y al desaparecer nuestras preocupaciones por subsistir, en todo el mundo, al estar satisfechas, empezaremos a ganar tiempo para nosotros y podremos empezar a pensar en ayudar y colaborar con los demás hacia un mundo mejor.

Por supuesto, como siempre, deberá haber un sistema que proteja y vele por la seguridad de esta sociedad; pero te aseguro, que cuando introduces algo así, muchos de los que actuaban fuera de la ley, ya no lo harán, porque ni tienen que luchar por sobrevivir, ni su trabajo será un tormento, porque estará adecuado a su perfil. Es parecido al funcionamiento de una colmena de abejas, pero sin reina (presidentes y reyes), ni zánganos (políticos, que ya no harán falta), sólo una enorme legión de administradores, técnicos y funcionarios, que se encarguen de que el sistema funcione correctamente. Una sociedad que actúe como un único ser, como funciona tu cuerpo, con la finalidad de vivir de la mejor manera posible, en la mayor armonía; trabajando los unos para los otros.

Así en una sociedad que todos tienen lo mismo, se puede avanzar en una misma dirección, desaparece la competencia, ya no hay peleas entre empresas, porque no hace falta que existan, pues todos somos lo mismo, caminando hacia un bien común, sin discriminar a nadie; la guerra por tener más, tampoco tendría cabida, y si eliminamos todas estas preocupaciones, surgirán nuevos retos y muchas situaciones impensables que antes eran una simple utopía, que podrían solventarse de una vez por todas.

Claro, hay un problema en todo esto, y es que no podría haber ricos, estos mismos, que les conviene mantener la era del trueque digital, para vivir la vida padre y beberse una "copita" de vino de seis mil euros (hay que ser tonto, para gastarse en una botella de vino ese dinero). Por eso, hay que iniciar esa revolución, no como lo hacían, nuestros abuelos y padres, si no de una manera individual, es mucho más fácil, pues el poder que tienen estos ricos, se lo damos nosotros, con la vida que llevamos; por eso, un cambio de dirección en este sentido personal, haría caer los cimientos de estos poderosos y haría posible este tipo de sociedad.

Para esto, tú, tienes que asumir una serie de compromisos, y no jugar como siempre digo, al juego de los bancos, de los políticos, de las grandes empresas, que dominan el mundo. ¿Será esto posible?, ¿o seguiremos entregándoles la vida de nuestro planeta, en sus propias manos?.

Que nadie te engañe, hay solución para todos los problemas, podría haber casas y televisiones planas para todos, hay alimento de sobra para alimentar a la población mundial entera, hay avances tecnológicos impresionantes, se podrían salvar millones de vidas humanas, animal y vegetal, no hacen falta los políticos para llevar un orden, la estructura de la sociedad, puede cambiar por completo ... pero ... seguro que piensas que eso es imposible, porque tú no quieres cambiar de vida, no quieres renunciar a tantas tonterías a las que estás aferrad@ ... no me canso de repetirte, que el causante de todo esto eres tú, y la solución de este mundo también la tienes tú ... ¿si sabes todo esto, hasta cuándo vas a seguir siendo cómplice de este sistema, que sabes que está podrido?, ¿eres tont@ o te lo haces?, lo siento, no tengo más remedio que decírtelo, ¿cómo puedes pensar que eres buena persona, que si por ti fuera ... y luego sigues igual?.

¡Despierta!, baja de la nube, ¿qué te pasa?, ¿a qué estás esperando?, ¿a estar en la cama de un hospital, arrepintiéndote de todo lo que no has hecho, mientras te estás muriendo?. Deja de menear la cabeza, y actúa, ¡actúa de una vez!... pon de tu parte y contagia a los que tienes a tu alrededor... en serio... esto es una guerra larga y tenemos que ganarla, por nosotros, por todos los que sufren y por nuestro niños... ¡Cambiemos el mundo!.

6 comentarios:

  1. Nuestro Señor Jesús decía a sus discípulos: ¿Tienen ojos y no ven, oídos y no oyen? ¿Tienen tan cerrado el entendimiento? Marcos 8:17-18

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo, aunque la frase viene muy bien, la verdad es que no soy creyente y pienso que en general, las religiones hacen mucho mas daño que otra cosa. Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola.
    Me ha parecido sorprendete este estilo de vida que presentas. Es seguro que hay muchos detalles por desmenuzar como la seguridad, ya que si todos tenemos las mismas cosas: casa, comida, empleo, pantallas, carro, etc etc., siempre habrá gente que deseará ser o tener más que los demás. Por ahí, justo en ese punto es donde comenzará la injusticia. Sin reyes, sin presidente, también se anulará la ley? Me encantaría saber cuál es tu visión en cuanto a éste punto.
    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verás, este modelo de sociedad que pensé, implica primero un cambio en la forma de pensar y actuar del hombre. Sin compromiso no se puede realizar, y está claro que hoy en día sigue siendo una mera utopía, pues muchos no están preparados para vivir de una manera distinta y otros simplemente no quieren, aún hay mucha maldad en el mundo.
      Pero bueno, hay que luchar para iniciar, un cambio en el pensar, en la concienciación. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  3. Oh bien... tienes razón, muchos no quieren cambiar su estilo de vida porque dentro de todo eso, tendrán que hacer sacrificios.

    Gracias por responder.

    ResponderEliminar