miércoles, 26 de abril de 2017

Ser vegano I

El otro día acudí al preestreno en el cine del documental Empatía, una historia sobre el respeto animal contada por un escéptico. Por un lado tenía muchas ganas de verla, pues aparte de que me encantan los documentales, siempre con ganas de aprender cosas nuevas, también sabía que podían salir muchas imágenes desagradables que no pudiera resistir, porque ya las he visto por internet muchas veces, y esas sí que son realmente historias de terror diarias.

Pero la verdad es que el documental, encargado por FAADA (Fundación para el asesoramiento y acción en defensa de los animales) y realizado por Ed Antoja, es un reportaje magníficamente hecho, en donde se han suprimido las imágenes desagradables para evitar el rechazo de la sociedad, contando de una manera muy clara e interesante, como Ed que desconocía este tema por completo y era un escéptico, va informándose sobre nuestros hábitos alimenticios y las condiciones en las que viven los animales que nos comemos, hasta sacar sus propias conclusiones… No os cuento más, pero si tenéis la oportunidad de verla, no lo dudéis, porque explica muy bien todo lo que ocurre y por qué.

Vivimos sumergidos en una sociedad totalmente engañada y con una tendencia a dejarse estafar por tantas empresas, políticos y gente poderosa, pues la ignorancia del sufrimiento del "otro", mientras no te toque a ti… es “felicidad”. Sin duda, comer carne y los derivados que proceden de los animales, no solo nos lo han vendido como lo más normal del mundo, sino que además nos han comido el coco, con que es necesario para nuestra dieta; y es todo una farsa enorme, un montaje que nos está matando, que está asesinando a millones de animales diarios en las peores condiciones y es el responsable de la pobreza, el deterioro del medio ambiente y el calentamiento global.

Somos unos estúpidos por haber creído y seguir creyendo que realmente para vivir y disfrutar de buena salud, tenemos que comer todos estos productos, que van desde la carne, pasando por los huevos, lácteos, miel, etc. Cada día con nuestros hábitos, infligimos un sufrimiento atroz a tantos animales, pues no solo cuenta la manera y el día en que se les sacrifica, sino también el confinamiento y maltrato continuo que reciben desde el momento en el que nacen.

Las multinacionales, los ricos, nos han convertido en carnívoros, cuando se sabe que el hombre desde su época más antigua ha sido recolector y muy rara vez comía carne. De hecho, nuestro sistema digestivo no está preparado para ingerir tanta cantidad de carne, es ya más que reconocida, la relación directa que hay entre el cáncer de colon y el hábito de comer estos productos… pero nos da igual.

- Es que necesitamos las proteínas animales para poder vivir -, es una mentira enorme que siempre nos han inculcado, ¿sabías qué unas cuantas almendras, tienen más proteínas que un bistec de buey?, ¿sabías que tomar frutos secos contiene muchísimo más calcio que un vaso de leche?, ¿o qué tomando legumbres y cereales no hace falta consumir huevos?... ¿lo sabías?... ¿entonces por qué los consumes?, pues porque te han lavado el cerebro, y hay muchísimo dinero detrás de estas industrias, entre otras cosas.

Es insultante, que occidente presuma de ser tan avanzada en los derechos de los animales, y los gobiernos permitan tantas granjas, donde por ejemplo se les arranca a las ocas las plumas para almohadas, de una manera bestial y se le vuelvan a arrancar una y otra vez, hasta que el animal no puede más (¿te imaginas qué te arrancaran los pelos y la piel una y otra vez a tirones?), ¿o provocarles cirrosis hepáticas a los patos, a base de una alimentación brutal para conseguir el preciado paté de la alta cocina?, ¿o la cantidad de experimentos horribles a los que someten a estas vidas, para que puedas pintarte los labios, lavarte la cabeza o ponerte más moren@ al sol?. Malditos políticos que se benefician de estos negocios, malditos todos nosotros y maldito tú, que revientas vidas, solo para tu comodidad, ¿quién eres tú para privar de libertad y machacar a tanto ser vivo?, esto es un genocidio en toda regla, ¡asco de humanidad!.

¿Sabías que no existen vacas lecheras?, en su estado normal sus ubres no producen leche, solo las vacas madres, tienen las ubres preparadas para poder ser ordeñadas, por tanto, puedes imaginarte la situación. Tienen que preñar a la vaca, cuando nace el ternero se le quita, privándole de su leche materna para que te la bebas tú, por supuesto al ternero no le quedará mucho tiempo de vida... ¿qué rico está la carne de ternera, verdad?. O sea, las vacas están continuamente en procesos de gestación o hinchadas a hormonas para prolongar durante meses la producción de leche y poder obtener este producto que quizás te estés tomando ahora mismo.

Podemos decir que gracias al confinamiento de las vacas en un establo superreducido, a la cantidad de hormonas y antibióticos (sin estar enfermas) que se le dan, despojarle de su ternero, ordeñarlas masivamente hasta provocarle ulceras en sus ubres y después de explotarlas ferozmente, se les sacrifica de una manera cruel, para que tú, puedas disfrutar de un producto que daña tu salud y no te es nada necesario. A cambio de un sufrimiento y estrés enorme del animal durante toda su vida, tú obtienes tu puñetera tacita de café con leche… ¡qué aproveches!.

Lo mismo pasa con las gallinas, ¿cuántos huevos pone una gallina normal al año?, sobre unos treinta o cuarenta como mucho, mucho, pero con esa cantidad, no se puede satisfacer la demanda que nos han impuesto, que tú consumes, por eso, han creado mutaciones genéticas, animales enfermos que pueden llegar a poner hasta trescientos huevos en un año, encerradas en jaulas de su propio tamaño, obligadas a comer un pienso animal (que no es lo normal para ellas), hasta arriba de hormonas y cuando pasa año y pico, después de tanto sufrimiento, mueren y se destinan para hacer caldo de pollo..., por supuesto, por no hablar de la matanza cruel de millones de pollitos macho todos los días… ¿te da igual verdad?. Pues mira, te voy a abrir un poco tu estúpida mente cerrada y egoísta, ¿cuándo te alimentas de todos estos animales y sus derivados, qué crees que te estás metiendo para el cuerpo, ignorante?, ¿qué le estás incorporando a tu hijo en el organismo cada día?... pues hormonas, antibióticos, químicos y mucha mierda, que no solo no te alimenta, sino que te está quitando la salud a cada día que pasa.

Es curioso cómo en el mundo occidental jamás pensarías comerte a un gato o a un perro, hacer eso es un sacrilegio, ¿y qué diferencia hay entre un perro y un cerdo?, ninguna, ¿entonces, por qué no sientes empatía por el cerdo?, pues simplemente porque no has mantenido lazos afectivos con este animal, ni tampoco te interesa, porque lo más seguro es que no podrías comértelo. Es mejor no pensar... así puedes seguir con tu patética vida.

Todo el que tiene un animal en casa, se da cuenta de que tiene los mismos sentimientos que nosotros, sufre, ama, disfruta la libertad, se estresa, juega, se alegra, tienen compasión… no son tan distintos al ser humano, son simplemente animales no humanos, recuerda que nosotros también somos animales, con la misma biología y genes casi idénticos. Creernos superiores a ellos, hasta el punto de decidir sobre sus vidas y disponer de ellos para comérnoslos, muestra que el hombre tiene una prepotencia desmedida, incapaz de valorar lo que significa la existencia en el universo y su sentido.

Es de vergüenza saber que más del treinta por ciento de los cultivos en el mundo, sean destinados para la ganadería, teniendo en cuenta, que ciento cincuenta millones de personas pasan hambre en el mundo, pero es que si tomáramos un diez por ciento de cultivo, de ese treinta, todas las personas tendrían un plato en su mesa y el hambre desaparecería en el planeta, ¿curioso, verdad?, pero tú ni por eso, renunciarías a seguir comiendo carne y derivados, porque eres un pasota y egoísta.

El consumo tan elevado de agua y la contaminación a causa de esta industria, la hace totalmente irracional, pero como nos han educado que hay que comer carne, como nos han escondido la realidad del sufrimiento y las técnicas de matanzas, como no queremos ver la realidad de lo que pasa… 

Te aseguro que si fueras a un matadero, o a cualquier granja de estas, no querrías volver más, yo fui, y aún tengo en la nariz, el olor nauseabundo de sangre y vísceras, algo espantoso. Por no mencionar a los cazadores que son verdaderos psicópatas...

Por tanto, lo mires por donde lo mires, ya sabemos de sobra que no hay necesidad ninguna de comer animales, pues podemos llevar una dieta perfectamente equilibrada y más saludable, si abrazamos otros muchos alimentos que no son de origen animal.

He aquí la necesidad de cambiar radicalmente nuestra forma de comer, cambiar el chip, por eso afortunadamente hay cada vez más personas concienciadas con esta engañifa, y pasan a ser veganos o vegetarianos.

Este es un tema muy profundo de tratar, si buscas en la red podrás encontrar toda la documentación que quieras, estudios, fotos, vídeos, a cual más terrible. No podemos consentir que en pleno siglo veintiuno, permitamos esta masacre bestial por el puro capricho de comer lo que nos dé la gana, sin ser necesario y perjudicial, cada vez que vamos al supermercado y compramos con una gran irresponsabilidad.

...La verdad está ahí afuera, búscala y comprenderás. Continuará...

Obra de Roger Olmos

2 comentarios:

  1. Es lamentable que se siga repitiendo esta situación, se lo horrible que es el hacinamiento de animales, o la forma como procesan la carne tanto que da asco. Creo haber visto un trailer sobre ese documental seria muy bueno poder verlo. Empatia palabra de dificil definicion, me esforce en aplicarla con mis seres queridos, asi mismo con los demas animales. Ya la imagen habla por si sola. Saludos!

    ResponderEliminar