miércoles, 30 de noviembre de 2016

Adulto

¿Qué se te viene a la cabeza cuando piensas en la palabra adulto?, porque supuestamente a mí se me viene a la mente, pues un organismo, en nuestro caso un hombre o una mujer, que ha alcanzado su pleno desarrollo orgánico, llegando a tener la capacidad de reproducirse. Pero claro, a parte hay otra serie de connotaciones, que van más allá de lo biológico puramente dicho, y que están asociadas a aspectos sociales y jurídicos.

Un chico, por el mero hecho de cumplir la mayoría de edad, no se le puede considerar adulto, pues aunque se ha desarrollado orgánicamente en su plenitud de manera casi completa, e incluso por haber adquirido una serie de derechos y obligaciones, no podemos en un primer momento especificarlo como un adulto, ya que hay que valorar otros aspectos importantes.

Entonces, ¿qué es lo que define a esta palabra?, pues más bien, aparte del tema biológico, es el comportamiento, la educación, la capacidad de resolución de los problemas, el desarrollo ético y moral, equilibrio emocional, la sociabilidad, la responsabilidad, la salud mental, relaciones laborales, compromiso, relación de pareja, etc.

Todas estas cosas están muy bien, y todas tienen que ver con ser adulto, pero también es muy relativo, pues no hay estándares marcados, solo una serie de normas amplias de lo prohibido jurídicamente, y luego uno puede moverse en estas variables dependiendo de muchos factores, como el lugar donde ha nacido, el año, la familia, los amigos, tipo de gobierno, etc., que definirán la personalidad del ser humano.

Pero, yo a esto de ser adulto le veo unas connotaciones aún más grandes, más extensas y a la vez más simples. Porque por ejemplo, si tomamos la figura de un adulto modelo, hablaríamos de una persona mayor de edad, con un trabajo estable, casado, con hijos, que paga sus impuestos, con salud, emocionalmente estable y tal. ¿Sin embargo, creéis qué eso es suficiente para llamarse adulto?, para todas estas cosas hace falta un compromiso, pues son responsabilidades, y los niños es de las más importantes, ¿verdad?.

Si eso es así, hay muchísimas personas, hombres y mujeres que cumplen los requisitos para llamarse adultos, pues digamos que casi todos los calificativos que entran en esta palabra, describen la positividad, la bondad, el equilibrio, la justicia, la ética, etc., que a su vez llevaría a una buena relación con los demás, creciendo aún más en estos valores... todo como muy bonito… emm, pues cuando yo veo el mundo de los mayores, no se corresponden estas cosas con lo que veo; porque la sociedad conformada por nosotros los adultos es una puñetera mierda (y perdón por la expresión), pero esa es la realidad.

Lo que es el conjunto, la sociedad como tal, es un desastre, no, mejor dicho, es una tragedia, y este desengaño lo sufrimos todos, cuando pasamos a este estado de madurez; dándonos cuenta lo mal que actuamos los unos con los otros, y que todo lo que tus padres te han dicho y enseñado, pues no se cumple. Y resulta que hasta un niño se pregunta, qué tendrá que ver el mundo de los adultos, con algo bueno, con los valores que les enseñan…

¿De verdad ves el mundo de los adultos como algo serio?, ¿realmente te lo tomas con la importancia que se merece?, ¿crees qué por llevar traje y corbata o tener dinero en el bolsillo, te convierte eso en alguien realmente digno de llamarse así?, ¿cómo puede un adulto cometer las barbaridades que hace cada día?, ¿cómo podemos permitir el abandono y la muerte de millones de niños y mayores en tierra de forma diaria?, ¿maltratar de esta manera a los animales y contaminar el planeta, devastándolo todo?, eso es lo que ven nuestros pequeños, ¿te parece qué esto es de adultos?, ¿te consideras un adulto entonces?. Quizás, es que ser adulto para la mayoría, no es más que el poder de hacer lo que le da la gana, sin tener que dar explicaciones, ni comprometerse con nada; vivir la vida a toda potencia que es cortita, sin mirar a los demás... claro, por eso el mundo está como está... pero yo no creo que eso sea ser adulto, eso es otra cosa muy distinta.

Para mí, lo que define y le da sentido a la palabra adulto, es la RESPONSABILIDAD y el AMOR con mayúsculas; pues no es una responsabilidad egoísta e interesada, va mucho más allá de la pareja, de cuidar a un familiar o a los hijos, imaginaos del nivel que os estoy hablando. Pues para llegar a ella, hace falta tener un verdadero conocimiento de la realidad, saber de nuestras posibilidades y limitaciones, de entender y asumir el compromiso tan importante que tenemos en este mundo, no solo con tu familia, sino con todos los demás, con todos los seres vivos, ¿lo comprendes?. No dividir, y dejar de lado, lo que no te interesa; es todo lo contrario, es afrontar los miedos, llegar a lo desconocido, tocar el sufrimiento de los demás y transformarlo de raíz para darle solución… Responsabilidad y compromiso, sentir todo como tuyo, sin serlo.

Claro está, esto tiene que estar apoyado en el amor, pues no se puede hacer nada sin él, un amor también inmenso y verdadero hacia todo lo que ves, todo lo que sientes, ante todos los seres vivos que te rodean, que sacarán de ti la compasión, la caridad, el amparo, la ternura y el cariño, que anidan en el corazón del hombre.

Esto es lo que le da nombre, y puntualiza la madurez verdadera, lo que es ser un ADULTO, pues cuando pones en práctica esto, se experimenta una alegría infinita y una libertad tan grande, que si la sociedad, la pusiera en práctica y estuviera llena de estos adultos, no habría límites, todo sería posible, pues la fusión de una humanidad basada en estas dos premisas, revolucionaria no solo nuestro planeta, sino todo el universo, ese que tenemos olvidado y que parece que no existe.

Por eso, hay tanta gente que viendo el mundo de los adultos, no quiere entrar en él, a mí personalmente, me da verdadera vergüenza pertenecer a este grupo de humanos que nos hacemos llamar adultos. Porque al igual que otros, he entendido lo que significa esta palabra, porque todos los días intento poner en práctica lo que antes citaba, pero es complicado nadar ante un mundo de personas supuestamente adultas; yo los llamaría mejor gente cobarde e hipócrita, que tienen anulada su capacidad intelectual y que con su actuar egoísta lo revientan todo, nada les importa y como si fueran virus, arrasan con todo, porque se creen con el derecho de hacerlo.

Te voy a decir una cosa, tú y yo no somos adultos, te pongas como te pongas, solo somos un proyecto de ello, tanto es así, que los niños, son mucho más adultos que nosotros. Pero los ahogamos y les obligamos a cambiar, transformándolos en los mismos especímenes, que sus mayores, matando la semilla de cambio en nuestros pequeños y condenando al mundo a otra generación igualita que la anterior.

Así está todo, así te comportas, ¿cuánto tiempo seguirás igual?, ¿cuándo cambiarás tu patética forma de ser, para llegar a ser un verdadero adulto?... mientras tanto el planeta se cae a cachos, la gente y los seres vivos en general sufren tu incapacidad para amar y ser responsables con todos ellos.

Recuerda esto, en nosotros comienza a manifestarse la madurez, cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás, que por nosotros mismos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario