miércoles, 2 de agosto de 2017

La solución

Nos pasamos todo el día quejándonos, viendo todos los acontecimientos que ocurren en el mundo, cómo la maldad recorre las calles, la crueldad hace añicos la poca humanidad que nos queda, el sadismo cada vez es más grande, millones de personas mueren cada día y no de forma natural, millones y millones también de animales machacados y un medio ambiente devastado por nuestra avaricia.

¿Quién tiene la culpa?, nos preguntamos... - pues está muy claro, los políticos, los bancos, los ricos, las empresas y las bandas del crimen organizado… -, ya, parece muy lógica tu respuesta, tanto, que al principio suena del todo creíble… pero, ¿en verdad es así?, ¿seguro?... ¿tú no tienes nada que ver en todo lo que pasa en este tiempo?, - ¡yooo!, ¿pero qué estás diciendo? -, pensarás. Vale, vale, parece que eso de echarle la culpa a los demás siempre te ha “funcionado” bien; ¿me estás diciendo, que la contaminación, las guerras, la pobreza o la explotación de personas, no tienen nada que ver contigo?... jajaja, me río por no decirte lo que se me ha pasado por la mente para contestarte. Pero entonces, ¿tú quién eres, un ángel caído del cielo que no contribuyes en nada malo en esta sociedad?, qué bien, qué suerte la tuya, ojalá todos fuéramos como tú, la tierra sería tan distinta… que neci@ eres si realmente piensas así.

Todo lo que ocurre en este planeta es por obra de todos, en general y también de forma individual, pero claro, es más fácil echarle la responsabilidad a los que están por encima de nosotros. Y así vivimos año tras año, engañándonos y coexistiendo en una vida falsa e hipócrita que encima nos la llegamos a creer, inventando una realidad paralela en donde lo único que importa, solo es mi yo y mi felicidad; viendo tanta maldad perdemos la esperanza y no vemos una salida, una luz de salvación para nuestra especie, el mal cometido lo nubla todo cada día…

- …ojalá pudiera hacer algo… si por mí fuera cambiaría el mundo… -, decimos tantas veces ¿verdad?, bueno, pues yo te voy a formular unas preguntas, ¿realmente quieres cambiar esta sociedad?, ¿cuánto lo deseas?, y ¿qué estarías dispuest@ a hacer para que esto sucediese?, ¿quieres que yo te diga la solución para transformar este mundo?; te lo diré si de verdad me vas a hacer caso… si no, es mejor que dejes aquí la lectura y te vayas a hacer otra cosa, lo que más te guste y olvides esta publicación.

¿Sí?, ¿seguro?, bueno pues ahí va…


Para acabar con el hambre y la pobreza deberás de hacer lo siguiente:

- Vas a cambiar tus hábitos alimenticios, dejarás de consumir carne para ser vegetariano y pasado un tiempo tampoco tomarás ningún derivado de animales, porque por culpa de la dieta cárnica, se necesita del 30 al 40% de los cultivos hay en el mundo solo para alimentar a todos estos animales. Si no comiéramos carne, sobraría alimento para que comiera todo el mundo, y por cierto, entérate de una vez, no es necesario para nuestro organismo comerla; una dieta equilibrada de legumbres, verduras, hortalizas, pastas, harinas, frutas y otros alimentos, son más que suficiente para nutrir tu cuerpo y vivir con mayor salud.

- No consumirás más de lo que necesites y nunca tirarás comida, serás responsable con la compra para la alimentación y mirarás todas las etiquetas.

- Serás consecuente con el voto que le das a los políticos, deja de defender ideologías absurdas, de agitar banderitas en los mítines, de votar lo mismo que votaban tus padres, de hacerlo “por el menos malo”, infórmate bien quién subvenciona a cada partido, mira su historia y no votes a un partido que tenga un solo caso de corrupción… si hace falta vota con una papeleta nula. Pues si sigues haciendo lo mismo, seguirán con las políticas para chuparles la sangre a los pobres, en tu país y en el tercer mundo. 

- Dedica al menos una hora a la semana de tu grandiosa y ocupada vida, para ayudar a un pobre, un indigente o alguien necesitado, de manera individual o colaborando con alguna asociación de las que haya en tu pueblo o ciudad. Dónale dinero, ropa, conversación, alimento, ayuda o lo que necesite en general.

- No compres productos de marcas de multinacionales, que sabes que explotan a personas en el tercer mundo, como Zara, Adidas, Nike, Chicco, Disney, Samsung, Mc Donald’s, Nestlé, etc., entre otras muchas.

- Ahorra dinero, y no pidas hipotecas, ni préstamos a los bancos, ya que si les sigues el juego, acabarán encadenándote y te postrarán por tierra como a un esclavo toda tu vida.


Para acabar con las guerras y la violencia:

- Primero, como acabo decir, serás responsable con tu voto para elegir a tus gobernantes, pues les das el poder para que inicien guerras, vendan armas y veten a países según sus intereses.

- Dejarás la visión universal y prepotente de tu mundo interior, y te abrirás a la diversidad, respetarás las opiniones, ante todo defenderás la vida y al débil, no juzgarás a los demás por sus gustos, experiencias, lugares de procedencia, razas, colores, o pensamientos distintos.

- Rechazarás todo tipo de violencia y no impondrás a nadie nada, ni tus gustos, ni tus creencias, ni por supuesto tus opiniones, que pueden estar equivocadas.

- Si eres creyente vigilarás con mucho cuidado que tu religión no haga daño a nadie, ni condene, ni persiga o mate a cualquier persona o ser vivo, si es así te apartarás de ella. Si eres ateo o agnóstico, respetarás las creencias personales, mientras no sean agresivas con los demás.

- Te comprometerás a educar a tu hijo de una manera nueva, distinta, dedicarle tiempo y vigilar que tu hijo respete todo a su alrededor, escúchalo y ayúdalo a llegar a donde quiera para realizarse. No le meterás en la cabeza, ideas antiguas, estúpidas y que no tienen sentido ya en esta época. Tampoco le mentirás y le contarás la realidad de la vida, para que pueda prepararse para vivir de otra manera.

- No participarás en tradiciones, actos culturales o deportivos, que inciten al odio o al maltrato animal. Condenarás entonces, con firmeza el abandono y castigo animal, ayudándolos y asistiéndolos, de forma individual o colaborando con alguna organización.

- Usarás responsablemente las redes sociales y no la usarás para denigrar a los demás o insultarlos. Cuida lo que ves, escuchas o lees, si puedes evita los programas basuras televisivos, que anulan tu capacidad de razonar.

- Te comprometerás a ser un buen ciudadano, a no robar o generar altercados, manteniendo los buenos modales y la educación siempre, la misma que tú le exiges a los demás.

- Deja a un lado la envidia y el rencor, eso solo te llevará a la tumba. Escucha antes de hablar.


Para acabar con la contaminación:

- No gastarás más de la cuenta, ni en alimentos, ni en tecnología, ni en nada que produzca un derroche energético.

- Votarás responsablemente a los políticos que se acerquen a las energías renovables y el cuidado del medio ambiente.

- Comprarás electrodomésticos que reduzcan el consumo, y vehículos híbridos que también consuman menos gasolina.

- Usa más el transporte público y la bicicleta como modo de transporte.

- No comprarás productos de empresas que no estén comprometidos con el medio ambiente.

- Recicla todos los días y antes de comprar algo nuevo, repara lo que tienes en casa.

- No tires basura en la calle, ni ensucies nada a tu paso.

- No comerás carne, pues el sector ganadero es el que más contamina en el mundo.

- Respeta a los ancianos, ellos tienen la experiencia y la llave para que no caigas en los mismos errores.


Para mejorar tu salud:

- Cambiarás como ya he mencionado varias veces tus hábitos alimenticios, aportándole a tu cuerpo lo que necesitas, no lo que se te antoje.

- Todos los días tendrás que sonreír y dar abrazos.

- No tomarás ningún tipo de droga, como alcohol, tabaco u otras más fuertes, que destrozan tu organismo hasta enfermarlo, respeta a tu cuerpo, como él te respeta a ti.

- Dedicarás mínimo al menos tres o cuatro horas a la semana, para realizar ejercicio o algún deporte.

- Respeta las horas de sueño, prolongará tu vida.

- Buscarás cinco minutos al día, para respirar profundo, meditar y contemplar el azul del cielo o las estrellas de la noche.

- Cuida tu postura, de ello dependerán tus piernas y espalda cuando seas anciano.

- No dejes tu salud en manos de curanderos y charlatanes, ve al médico y busca siempre una segunda opinión.

- No le tengas miedo a la muerte, pues ese miedo te impedirá vivir tu vida.


Como última premisa y la más importante de todas, entiende que siempre se aprende algo nuevo y no esperarás a que los demás empiecen a actuar, tu irás por delante de muchos para que vean que el cambio es posible. 


Estas son algunas de las cosas que puedes hacer para solucionar el mundo, como ves, no son cosas difíciles de realizar, solo hay que tener ganas de acabar con nuestro antiguo yo, que es lo más complicado; te aseguro que si todos hiciéramos todas estas cosas, la tierra sería algo muy distinto. Cambia y cambiarás el mundo.

Y no me vengas diciendo que esto es una utopía, te he dado la solución para mejorar la sociedad y el planeta, ahora solo depende de ti… si has llegado hasta aquí, es porque deseabas saber el remedio para salvar este mundo… tú sabrás, pero si no lo haces, seguirás siendo cómplice de lo que ocurre cada día en este planeta, eso que te indigna y por lo que te quejas.

Todas estas cosas, las he comentado en las publicaciones de mi blog desde hace ya un año y medio, por eso termino preguntándote…

¿Cuántas cosas has hecho de las que has leído en mi blog?

2 comentarios: