domingo, 4 de junio de 2017

El cuerpo

Tu cuerpo es una evolución de millones de años, de organismos que han ido adaptándose y mutando, para que de una de esas ramas, las de los homínidos, llegara a ser lo que es el Homo sapiens sapiens en la actualidad. Estamos compuestos de hidrógeno en un 60%, oxígeno en un 25’5%, carbono 10’5%, nitrógeno 2’4%, calcio 0’22%, fósforo 0’13%, y muchos elementos trazas más.

En la edad adulta estamos compuestos básicamente por un 65% de agua, la mayoría está contenida dentro de tus células. Tienes alrededor de unas 37 billones de células, que actúan formando tejidos, órganos y sistemas, todos en conjunto para que puedas funcionar de una manera correcta en el día a día.

Las células de tu cuerpo, a su vez también contienen orgánulos, que funcionan como tu corazón, riñones, hígado, etc., y en el centro (no siempre), se encuentra el núcleo, en donde dentro se localiza nuestro tesoro más importante que poseemos, nuestros genes y que dicen de nosotros, lo que hemos sido, somos y lo que podremos ser, un libro abierto, bien protegido, pues un fallo ocasionaría la muerte instantánea. 

El 84% de tus células son glóbulos rojos que transportan el oxígeno por todo el cuerpo, el 4’9% son plaquetas que ayudan a la coagulación sanguínea, 2’5% de células de la médula ósea que producen la regeneración de estas, el 1’6% son linfocitos pertenecientes a las defensas del cuerpo, etc.

Cada día produces 25 millones de células nuevas por segundo y al menos 500.000 murieron y fueron reemplazas por otras mientras lees esta frase. En el ADN de tus células debido a factores ambientales y metabólicos se producen de 1.000 a 1.000.000 de lesiones moleculares al día, y estas, se encargan de corregir estos errores para que no mute y se forme un tumor.

Tienes 206 huesos y aguantan todo el peso de tu cuerpo, realizamos más 100.000 movimientos al día con nuestros músculos, la superficie de tu piel cubre unos 2 metros cuadrados y el 90% del polvo que se ve a tras luz son células muertas de nuestra piel, aparte, convives con muchos microorganismos de los que te beneficias, otros que no te aportan nada y algunos que te perjudican. 

Posees entre 4’5 y 6 litros de sangre, en cada latido se bombean entre 60 y 90 mililitros de sangre, llegando a mover hasta 7600 litros al día, tu corazón late entre 60 y 100 latidos por minuto, al día lo hará una media de 115.200 veces, mientras tú haces tu vida normal. Capaz en todo momento de autorregular su temperatura para que sea constante, regenerar tejidos y curar heridas. 

Cada segundo se producen 100.000 reacciones químicas en el cerebro y a partir de los cincuenta años aproximadamente, se activa la decadencia del cuerpo, la telomerasa que protege al ADN empieza a desaparecer, y las hebras empiezan a acumular más errores, comienza una muerte programada. 

Así podría estar toda la vida contándote lo que hace el cuerpo humano, el tuyo cada segundo que pasa, espero que esto te haga reflexionar de lo importante que debe ser para ti y del esfuerzo que está haciendo en cada instante, como ahora mismo, para que tú sigas viv@. 

Es algo impresionante y no somos capaces de apreciar lo que realmente es el don de la vida, las gracias que debes darle a tu cuerpo por todo lo que lucha por ti. Y nosotros lo único que hacemos la mayoría de las veces es ponérselo más difícil, forzándolo, con una mala alimentación llenas de grasas, carnes, azúcares, químicos y tóxicos, tomando drogas, fumando, bebiendo alcohol, estando siempre alterados y estresados con la vida que llevamos... machacándolo con tristezas y depresiones causadas por cosas banales y problemas de fácil solución. 

Y ahora también quiero que te pongas en el lugar de todos estos cuerpos vivos, sean humanos o animales, que sufren el abandono y están vagabundeando por tantos sitios, millones y millones, que si ya de por sí la vida es difícil, imagínate lo que deben sufrir todas estas personas, estos seres vivos, que debido a tu rechazo, la malnutrición, la soledad, la tristeza, el sin sentido, el frío, las amenazas a las que se enfrentan cada día en la calle, palizas, enfermedades y otros muchos sufrimientos que padecen por nuestra culpa; sus cuerpos se enfrentan a un reto casi insuperable, algo realmente agotador, por eso vivir en estas condiciones consume al cuerpo en pocos años, lucha como un guerrero, pero ante tanto peligro y sufrimiento, se colapsa y acaba cayendo, una maravilla de la biología, despreciada y humillada hasta su muerte solo por ti. 

Te pido que reflexiones, que veas el amor que debes profesarle a tu maravilloso cuerpo, cuídalo, él te mantiene en todo momento, pon la mano en tu pecho, siente tu corazón y valora cada latido, pues nunca sabes si ese será el último. 

Pues al igual que proteges a tu cuerpo, piensa que el de los demás es como el tuyo, y merecen el mismo cuidado y respeto, y sobre todo, ponte en el lugar de todos aquellos cuerpos que ignoras mientras paseas por la calle, como te decía antes, del pobre vagabundo, niños y ancianos, del perro o gato maltratado y abandonado, de los animales de granja explotados, míralos están sufriendo, su cuerpo no puede más y tú no los ayudas, no eres más que ellos. 

Ningún ser vivo está preparado para vivir en la calle o en la intemperie, sin que ello reduzca drásticamente su salud y años de vida, por mucho que algunos puedan decir, todos los cuerpos necesitan refugiarse de las adversidades ambientales y cubrir unas necesidades sociales. 

Por último, solo quiero decirte que colmes de sanas alegrías a tu cuerpo, a los de los demás y entiendas que todos estamos conectados para cuidarnos los unos a los otros. Valora la vida porque no sabes cuándo dejarás de tenerla, seguro que será en el momento que menos te lo esperes, por eso cuídate, cuida a los demás y se feliz… la existencia dura tan solo un suspiro y tu cuerpo te necesita más de lo que crees.

No hay comentarios:

Publicar un comentario