miércoles, 18 de mayo de 2016

El negocio de enfermar

Todos cuando nos sentimos enfermos, no dudamos en ir al médico para saber lo que nos pasa y poner remedio a ese malestar, incluso muchas veces, nosotros mismos nos automedicamos, con algún medicamento de los muchos que tenemos en casa, bien por experiencia o porque crees simplemente que es el que necesitas.

Y la verdad, este es un tema muy serio e interesante, ya que detrás del gesto, como ir al médico, adquirir una receta, comprar el medicamento en la farmacia, y la toma del tratamiento. Hay detrás una mafia monopolizadora, como son las empresas farmacéuticas, que atacando a todos los niveles de este proceso, desde que nos sentimos mal, hasta la toma de un medicamento, nos está convirtiendo en personas totalmente dependientes de ellas y está creando una sociedad ya de por si enferma, en un negocio muy rentable.

Tanto es así, que las farmacéuticas, son las industrias más rentable del planeta con diferencia, por encima incluso de los bancos, que ya es decir.

Este negocio se ha convertido de una manera reconocida, como uno de más inhumanos, deficientes, no éticos y moralmente crueles. Y esto es así, si tienes dinero, podrás curarte, si vives en el primer mundo, tendrás posibilidades de saber que te pasa y quizás llegar a curarte, pero si has tenido la desgracia de haber nacido en un país pobre, lo siento amigo, ¿estás enfermo?, pues te llegó la hora, total, que más da, uno menos, ¿a quién le importa lo que te pasa?.

Esto es algo horrible, donde la vida vale menos que la basura, ¿cómo se consiente esto, por qué campan a sus anchas estas empresas, reservándose el derecho de curar o no?, ¿cómo puede ser?. Y es que, la historia es la siguiente, por norma general son sólo las universidades las que investigan sobre el tratamiento y mejoras de las enfermedades, todo siempre apoyado por subvenciones casi en su totalidad públicas, vamos, que las pagamos todos nosotros. Es lo que se llaman investigaciones base, y a partir de ahí, las empresas farmacéuticas toman estos descubrimientos para elaborar medicamentos, y entonces, ya en sus manos, un bien público se monopoliza, y se decide si se desarrolla un medicamento para cierta cura.

El problema es el I+D (investigación y desarrollo) de estos tratamientos, que están pensados en el dinero que se puede ganar cuando la medicina llegue al mercado, y no en la necesidad real de salvar vidas. Cuidado, esto es muy serio, ya que ellos deciden quién se salva y quién no; es una aberración, los gobiernos no tendrían que permitir esta selectividad.

Uno de los últimos casos que escandalizaron a la opinión pública, fue las declaraciones de la empresa Bayer, en las que comentaron, que decidieron en la India, no producir ciertos medicamentos para la cura o tratamiento del cáncer, SIDA, y otras enfermedades más; pues el número de personas que pueden costearse estos tratamientos, no era suficiente como para ganar un beneficio grande. Estamos hablando de que en la India, viven cerca de mil trescientos millones de personas, a las que se les niega los medicamentos, y se les deja morir como a ratas.

¿Te das cuenta de lo que te estoy contando?, ¿entiendes los millones de asesinatos que están cometiendo al día?.

Otro caso muy reciente, es el del tratamiento para los enfermos de hepatitis C, el medicamento Solvadi, que es muy efectivo contra esta enfermedad grave, que acaba con una cirrosis hepática y que padece el 1% de la población mundial (2,7 millones de personas infectadas de forma crónica); en España, el tratamiento de varias semanas, ¡cuesta aproximadamente 61.000 euros!, entonces, ¿quién puede tratarse y curarse?, sólo la gente rica, porque un español de clase media no tiene ese dinero, ni en sueños y por supuesto la Seguridad Social, no puede hacerse cargo de cerca de medio millón de personas infectadas que hay en España (podría si la Seguridad Social no estuviera mangoneada por los políticos, claro).

¿Y por qué estos medicamentos tienen un precio tan elevado?, pues porque, todo tratamiento que se considera de enfermedad rara o estadísticamente con un número bajo  de pacientes diagnosticados, sufren este maltrato. ¿Cómo se le saca una gran rentabilidad a este tipo de medicamentos?, al ser pocos los que lo van a consumir (comparándolo con una aspirina), se sube el precio, y créeme lo pagarás o te morirás.

Existen lo que se llaman las enfermedades endémicas, osea, que sólo se dan en ciertas regiones y afecta a un número "pequeño de personas" como, el dengue, la lepra, chagas, cólera, la malaria, la turbeculosis o por ejemplo, el ébola; que ha sido un virus que nos tuvo en vilo durante un tiempo, porque traspasó las fronteras del tercer mundo, ¿verdad?, con lo peligroso que es. Pero claro, la situación se contuvo, todo se relajó, pero en África siguen muriendo por este monstruoso virus, ¿tú escuchas algo en las noticias, cómo está la situación?, pues imagínate lo que hacen las farmacéuticas por darle solución; piénsalo miles de niños, adultos y ancianos muriendo, desangrándose por todos los poros de su piel, con una fiebre altísima, sin que ni siquiera tengan asistencia médica... mueren tirados en las "calles" ... ponte en su lugar, ¿y si fueras tú?, ¿o tú hijo?... piénsalo.

El tema del precio tan elevado también tiene que ver con las patentes, estas empresas patentan moléculas y medicinas, para que supuestamente no se pierda el dinero invertido en su creación. Patentes es igual a muchísimo dinero, teniendo el poder de decisión, de dejar de fabricar una medicina, sin que nadie más pueda hacerlo. Dificulta también las investigaciones universitarias, porque les pueden negar la utilización de estos principios químicos o pedirle una suma fuerte de dinero.

Las empresas farmacéuticas buscan investigar y patentar, luego esconder y no curar; la medicina no puede ser tratada como un producto más dentro del mercado, no puede estar dirigido por el sector financiero, ¡por eso pasa, lo que está pasando!, con el consentimiento de los gobiernos y la Organización Mundial de la Salud, ¡esto es muy fuerte!. 

El tema de las patentes, quizás, hace mucho tiempo, si tenía sentido, porque la tecnología era muy limitada y la información escasa. Todo ese esfuerzo había que premiarlo con las patentes, pero ahora, el panorama es todo lo contrario, y lo único que hace es perjudicar el avance científico y la curación de las personas; por eso, el sistema de patentes debería evolucionar a un conocimiento compartido. De manera, que sea un bien público, desvinculando el precio de la investigación, del precio del medicamento, para eso, es necesario crear un fondo global de investigación, sin patentes, financiado por la seguridad social de los respectivos gobiernos, que trate este tema, como un tema de salud pública y no financiero.

Por eso son las instituciones las que deben tomar cartas en el asunto, para que un puñado de empresas no jueguen por dinero, con la vida de millones de ciudadanos. Aquí tienen que actuar y someter a estas empresas, que son capaces de amenazar a un país, con no proveerle de tratamientos, inflando los precios de venta, ¡alucinante!.

También es muy importante destacar, que las farmacéuticas no buscan la cura, buscan el tratamiento, por eso el 80% de los medicamentos solo sirve para tratar y a veces únicamente los síntomas, como por ejemplo, la pastilla para el azúcar, la del colesterol, la acidez, etc, que tomarás toda tu vida y les reportará jugosos beneficios, pero no te curará. Por eso, no les interesa que se sigan investigando por ejemplo, nuevos antibióticos, que realmente curan de raíz muchas enfermedades.

Otro tema, es que muchos de estos medicamentos, tienen gran cantidad de efectos secundarios, y perjudican seriamente la salud, y ellas lo saben, pero el médico que te lo receta también, pero no pasa nada. Hay tratamientos muy discutidos, pues se ha comprobado que una gran cantidad de enfermos de SIDA mueren por la medicación y no por la enfermedad en cuestión, ya que la quimioterapia a largo plazo, es un veneno terrible (no es lo mismo para el tratamiento para el cáncer, pues las dosis y los tiempos son pequeños), de hecho aún se cuestiona, la existencia del virus del SIDA, porque ni siquiera se ha podido encontrar... pero eso es otro tema, muy interesante también.

Los tentáculos de estas empresas llegan también a tu médico de cabecera, con los visitadores médicos, que le ofrecen regalos, sobornos y sustanciosos premios si cumplen, un número de recetas al año de sus medicamentos. Esto es real, y además, según la Ley del medicamento está prohibido y penado; pero también pasa... muchos nos sobremedican para su interés y nos recetan algunos medicamentos que saben que son muy perjudiciales para la salud, sobre todo a largo plazo. ¡Qué más da si te puede matar!, así va el negocio.

Estas empresas hace tiempo que no introducen apenas medicamentos nuevos, les cambian cualquier esencia o químico, le ponen otro nombre y lo patentan otra vez, y de esto viven, recaudando dinero.

Lo que está claro, es que la gente no quiere regatear con la salud y eso está ayudando a este imperio a seguir con su plan de selectividad. Debemos entender que a veces (dicho por muchos médicos), no habría que hablar de enfermedades, más bien de personas enfermas, con una sintomatología tal, que obedecen más a síndromes, que no necesitan un tratamiento específico, sino más bien, un cambio de conductas, hábitos distintos y más saludables.

Esto no quita que no haya que ir al médico cuando uno esté enfermo, pero cuidado con la sobremedicación, y preferir los genéricos que están libres de patentes.

Es muy fuerte y mucha gente no tienen ni idea de todo esto, sin hablar de las muchas conspiraciones, creaciones de virus y pruebas con humanos; por eso, hay que decir bien alto, los crímenes que están cometiendo estas empresas; están matando millones de vidas, con el consentimiento de las instituciones y gobiernos, ¡esto es un genocidio en toda regla!, ¿hay algo más mezquino que matar millones de niños por dinero?, si no hacemos algo... pronto puede que te toque a ti... o a tu hijo/a...



No hay comentarios:

Publicar un comentario