domingo, 5 de marzo de 2017

Como proseguir cuando…

Después de haber vivido tantos años y experimentar tantas cosas, después de ver con mis propios ojos la maldad de este mundo y haber luchado tanto contra ella; cómo la mayoría de los hombres y mujeres no quieren cambiar, tanto y tanto sufrimiento con pérdidas de millones de almas. ¿Cómo se retoma la historia de toda una vida?, ¿cómo sigues caminando hacia adelante, cuando en tu interior empiezas a comprender que nunca hubo vuelta atrás?. ¿Qué no hay regreso posible y que hay cosas que nunca cambiarán?, heridas de guerra muy profundas y que te dicen que el mundo nunca ha querido mejorar.

Una forma de ser que lleva siglos implantada en el corazón de las personas, heridas con cicatrices demasiado grandes como para curar, en los pocos años que vive un ser humano… Dolor, envidias, sufrimientos, odios, egoísmos, asesinatos, traiciones, mentiras, hipocresías, conspiraciones y otros muchos males que llevan habitando siglos en el interior de nuestro ADN.

¿Cómo seguir luchando contra todo esto?, un trabajo enorme para intentar equilibrar y sostener tanta maldad, demasiada fuerza y energía empleada, para que tanto la gente corriente, y los más influyentes, como políticos, empresarios y ricos, lo revienten todo, cada nuevo día que amanece… Un castillo de naipes, derribado por la noche, para que a la jornada siguiente haya que volver a empezar prácticamente de cero… cansa demasiado.

Los años no pasan en balde, es verdad que adquieres más experiencia, pero también acumulas más heridas, más agotamiento, la mente sufre mucho y el pensamiento de que todo seguirá igual, se introduce como un parásito, que te va convenciendo, mostrándote la realidad que ves cada mañana cuando te levantas, cada telediario que escuchas a la hora de comer… ¡ah!, ¿cómo proseguir entonces…?.

Tiempo atrás, antes de internet, éramos más ignorantes de lo que pasaba a nuestro alrededor, un blanco fácil para tantas mentiras como nos querían hacer creer cada día. Pero ahora todo es diferente, la información vuela por las redes, en minutos ha recorrido todo globo celeste, por suerte tenemos más datos de los que algunos quisieran tapar, y la posibilidad de conectar con cualquier persona, esté donde esté.

Ya no podemos decir que no lo sabíamos, no nos podemos escudar frente a todo lo que ocurre en el mundo… y sin embargo, no haces nada, porque no te interesa, te da igual; llevas con orgullo ese mal ancestral, de ese primitivo ADN del que hablaba, que te dice que primero tú, y después también, debería darte vergüenza, eres patétic@, ¿y tú eres adult@?.

Si intento ayudar, ¿por qué no te unes a mí?, ¿por qué miras para otro lado y das la espalda a los problemas de los demás?, ¿por qué haces leña del árbol caído?, ¿no te das cuenta que con tu actitud, estás contribuyendo a la deshumanización de nuestra especie?, ¿qué tiene que ocurrir para que cambies tu conducta, para transformar el mundo que te rodea?... lees estas palabras, asientes con la cabeza y con las mismas, sigues en tu mismo pensamiento egoísta, ¿sabes?, me das asco…

Hay gente que se está partiendo la espalda, dejándose la salud y su vida, para calmar el sufrimiento de tantas personas, hace su esfuerzo personal, y sin corresponderle, también el tuyo y el de al lado. Dejas que cargue con todo, hasta el punto, que estas buenas personas colapsan, pues es materialmente imposible ayudar tan sol@, sin dinero, sin materiales, y les haces perder esa esperanza que puede salvar el mundo.

Esa misma que tú nunca has tenido, te crees muy buen@, piensas con lógica, hablas de las cosas tan malas que ocurren, de la injusticia, pero nada más, como un/una cobarde, vuelves a tu burbujita de confort y los demás, ¡qué se mueran!, total… ¿Qué tú no eres así?, peor me lo pones, no te conoces, además de cobarde e ignorante, eres un hipócrita.

Reconozcamos de una vez todo esto, para comprender por fin, que estamos unidos queramos o no en este mundo, y lo que le pasa a uno repercute en el otro. No solo eso, sino que además obstaculizamos el trabajo de las buenas personas, que tienen la esperanza y la buena voluntad para hacer cosas distintas.

¿Cómo proseguir entonces, si la humanidad no se mueve?, ¿si no comprende que no hay que esperar a que venga alguien de afuera para arreglarlo?, entonces… pienso, quizás no exista solución, pues está más que demostrado que el hombre no quiere cambiar, ahí juzga la historia, tanto la pasada, como la que ocurre en estos momentos… ¿qué se puede hacer?...

¿Cómo continuar la labor en un mundo lleno de cicatrices, de penas que hieren muy adentro?...


No hay comentarios:

Publicar un comentario