domingo, 1 de enero de 2017

Un año entero

Primer día del año, parece como si tuviera una esencia especial, un olor distinto, al igual que cuando compramos una camisa o un coche nuevo, parece incitarte a darle un enfoque fresco a tu vida, por unos momentos es como si volvieras a nacer… aunque la realidad, es que solo ha pasado un día más en tu existencia y sigues siendo el mismo, con problemas idénticos a los de ayer; los seres humanos necesitamos dividir el tiempo, y hacerlo cíclico, adaptándolo a la cronología del universo. Es la única manera que tenemos para realizar nuestra vida rutinaria y organizarnos dentro de una sociedad tan complicada y frenética.

Pues, vamos a aprovechar la forma de medir del hombre para reflexionar… muchos días tiene el año, para saberlos aprovechar, has vivido un año de risas, de llantos, de duro trabajo, de ilusiones, de pocos descansos, un año de salud y también de enfermedad, de grandes alegrías y tremendas desgracias…

Lo único que queda del año pasado, ha sido como siempre, las consecuencias de nuestros actos y decisiones que hemos tomado, cada día que ha pasado. Esos frutos, se han ido acumulando en cada minuto vivido, si fueron convenientes o no, solo ha sido cosa tuya; antes de mirar hacia adelante, te aconsejo que mires hacia atrás, porque hay consecuencias, que han cambiado el curso de la historia, de la tuya y la de todos los demás.

¿Cuál es el resultado después de este año vivido?, ¿qué has hecho con tu vida?, ¿en qué has participado para mejorar el mundo, para hacer más habitable nuestra bendita tierra?... me parece a mí, que poco ¿verdad?, - es que nunca tengo tiempo de nada, ¡ya me gustaría a mí! -, bla, bla, bla… excusas y más excusas. Mira a tu alrededor, asómate a la ventana, escucha la tele, lee en internet, ¿qué ha pasado?, ¿hay algo que ha mejorado?, no, ¿cierto?.

Yo no quiero echarte la bronca, ni darte un sermón, tampoco voy a recordarte querido lector, tantas cosas que ya te he comentado en el blog, con las que tú estás de acuerdo también. Solo quiero que entiendas una cosa, nuestras acciones, todas las decisiones que hemos tomado durante este último año, que van desde nuestros propios deberes, cuidado de los demás, hasta tu voto en las últimas elecciones, han provocado una serie de desenlaces, que han podido salvar la vida de personas o animales, o bien han seguido apilándose en una fosa sin nombre, miles de vidas inocentes que ya no están… Tú en cambio, has tenido suerte y aun estás aquí.

Sabiendo entonces, que llevamos una carga a nuestras espaldas, por todas las cosas que no hemos hecho bien o hemos permitido por nuestro egoísmo, miedo y cobardía; sin olvidarlas nunca… en el día de hoy, pongámonos en pie y pensemos en este nuevo año que entra; algunos lo viviremos completo y otros morirán antes del próximo fin de año.

Sea como sea, nuestra obligación como raza suprema, es cambiar todo lo malo, las injusticias y poner orden de una vez, en un mundo donde solo impera el caos, el poder y el dinero.

Para generar un cambio del tal calibre, primero debes de tener muy claro quién eres y dónde estás, por eso tantas veces he querido que entiendas, que formas parte de un todo. Que observes el cielo, ya que el universo está en ti, como tú estás en el universo, sois indivisibles y su poder corre por tus venas. ¿Cuál es ese poder?, pues es la capacidad de transformarlo todo, de usar la energía para cambiar lo que quieras, todo está en tus manos, en tu cabeza y en el corazón.

Si partimos desde este pensamiento, entenderás que no solo estás aquí para trabajar, hacer la comprar, la cama, barrer o tirar la basura, sino que estás llamado a realizar cosas impresionantes, es algo fantástico.- ¡Pero como voy hacer esas cosas! -, tranquil@, no todo se realiza en un momento, ten paciencia, todo lleva su tiempo, para poder abarcar tales proyectos.

En este principio de año, no te quedes solo con propósitos como dejar fumar, de hacer ejercicio o aprender otro idioma. Mira este potencial, dedica tiempo a explotarlo, a sacar el cosmos que vive en ti, y realizar cosas que dejen huellas en la historia, esos frutos de los que hablaba antes y que se están acumulando en este mismo momento, ¿lo ves?.

Tú tienes la llave para arreglar una parte de la sociedad, preparada para ti, solo tú lo sabes, yo no, hay algo más cerca o más lejos de donde te encuentras ahora mismo, que puedes empezar a cambiar, piénsalo verás cómo tengo razón.

Yo ahora, estoy con una protectora de animales, me acuerdo, en mi caso particular, antes de que se formara, que de los muchos gatos que había en una colonia abandonada cerca de mi casa, había un gato enfermo que veía que empeoraba, yo quería ayudarlo, pero ¿qué iba hacer?, ¿llevármelo?, ¡anda hombre!, me van a tomar por loco; tenía una lucha interna entre mi deseo y capacidad para cambiar las cosas, por el simple hecho de que nadie lo hacía, e iba a destacar entre mis vecinos… ¡qué estupidez!.

Pensé, si no me llevo esta noche al gatito, mejor dejo de pensar como lo hago y seré un hipócrita como los demás. Así que esa noche acompañado por Javi, entre la oscuridad de las sombras, buscamos al gatito, y lo encontramos en una pequeña pileta, al intentar cogerlo se escapó, pero cuál fue mi sorpresa, su hermanito estaba debajo, con los ojos pegados de la mucosidad, por eso no huyó, estaba en los huesos, a punto de morir, y me entró miedo no sé por qué; lo recogimos y lo transportamos a casa, al día siguiente lo llevamos al veterinario y después de muchos cuidados, preocupaciones y medicamentos, Luke salió adelante. Este gato es una prueba hecha carne, del cambio, de ese poder que tiene el universo de dar la vida, tanto es así, que no he conocido gato más cariñoso en mi vida.

Esto no se quedó aquí, creció, otro se unieron y hoy en día, después de mucha lucha, en ocho meses hemos salvado y dado en adopción más de treinta y seis gatitos, ¿ves?, la capacidad surge en mis propias manos y va creciendo, más y más. Cada vez los actos son más grandes y las consecuencias mejores, sin llegar a tener límite; si esto lo hacen unas pocas personas, imagínate lo que puede hacerse a nivel mundial.

Por eso sean animales, sean personas, niños, ancianos, resolución de conflictos, de medio ambiente, cambio de normas, de políticos, etc., es posible, ¡claro que es posible!. Ánimo tu puedes, busca esa parte que está destinada a ser mejorada por ti, equilibrada por tus manos, eleva tu potencial, tu energía, no estás sol@...

Tienes un gran reto ante ti, si crees en esto, si estás cansad@ de ver un mundo injusto, si te duelen las muertes de los inocentes, ¡muévete!, ponte en marcha, hoy día uno de enero, saca toda la rabia contenida, ese deseo de ayudar, de mejorar y empezar a rechazar los miedos de la gente cobarde y egoísta, que nadie te detenga, que nadie te frene en convertirte en una persona mejor. Tienes todo lo que te hace falta, ponte en pie, ¡corre!, sal fuera y vive la vida, pues cuanto más dones, más recibirás; no puedes ni imaginar lo generoso que es el universo con los que usan su poder para equilibrar las injusticias.

Vamos, aligera el paso y tu mente, verás que todo es posible, ahora podrás pasar página, ¡claro que sí!...

Mi gato Luke demuestra la posibilidad de cambiarlo todo

No hay comentarios:

Publicar un comentario