domingo, 8 de enero de 2017

Escuchando...

Vaya de camino al trabajo, pase por un bar, o entre en una tienda, las conversaciones siempre son las mismas… que si el futbol, con el Real Madrid y el Barcelona, eso no puede faltar, ¡es vital, importantísimo para el mundo!, ¿sabes?; que si la política, todos son expertos arreglando el país, diciendo que no van a votar a los mismo ladrones, y que luego vuelven a elegir, ¡alucinante!; que si los cotilleos y la telebasura, que tanto daño hace y que en este país se la tragan como cerdos, ¡pero luego, nadie ve nada de esto!... las desgracias del telediario y ya está, pocos temas más.

Conversaciones totalmente superficiales, algunos entrando en discusiones como si les fuese la vida en ello… yo no dejo de asombrarme en el país que vivo, mire a donde mire, mentes estúpidas, ignorantes y cobardes, pues se amedrentan ante la realidad, o quizás, les guste acomodarse en la mierda… ya no sé qué pensar.

Tantas y tantas personas que viven vidas vacías, miras dentro y no encuentras algún punto de valor, de ética, de ilusión por cambiar. Actúan simplemente como depredadores y virus, que sin preguntarse nada, van tomando del entorno de la sociedad todo lo que pueden, sin llegar a interrogarse sobre lo que hacen bien o mal en sus vidas, o al menos, lo que podrían mejorar.

No solo escucho, también pregunto y hablo con estas personas, para conocerlas un poco más; me quedo asombrado, de la simplicidad de sus mentes, que no quieren evolucionar, verdaderos borregos que solo quieren ir por los caminos marcados y que como en tiempos romanos, quedan satisfechos con el pan y circo, que les conceden grácilmente las administraciones públicas.

¿Qué esto pudiera ocurrir antes?, ¿pero ahora?, con toda información disponible que hay, de todo tipo, con toda la tecnología existente, y únicamente la usan para descargarse películas, música, mirar el Facebook, el Whatsapp y jugar a jueguecitos con el móvil, usando un dedo… es patético y una lástima desperdiciar así el potencial de uno mismo.

Son personas que no se preguntan el porqué de las cosas, se preocupan solamente por trabajar, hacer las obligaciones que no tengan más remedio y luego, lo demás es intentar disfrutar todo lo que puedan de manera exagerada, aunque quizás sea perjudicial para sus vidas, como fumar, beber alcohol, despilfarrar, no cambiar, comer y beber sin medida, desperdiciar, exigir sin sentido, molestar a los demás, creerse superiores y no respetar opiniones, etc.

No les hables de que el mundo podría ser de otra manera, pues las respuestas que escucharás serán más simples que una conversación del correcaminos… La mayoría de la gente no se preguntan, qué pueden hacer ellos para mejorar, es más, eso de ayudar a los demás, a los más necesitados no lo contemplan. No se les viene a la cabeza, cuando salen por la mañana temprano con mucho frío, pensar en las personas y animales que están en la calle casi muertos, por pasar noches y noches heladas; ell@s solo discurren sobre lo poco que ganan, lo tirano que es su jefe... y ¡ahí si me tocara la lotería!, me largaría de aquí y ya no me vería el pelo ni dios. 

Individuos parásitos, que tienen la mente comida por las costumbres, las culturas más dañinas y antiguas, en donde el cambio es imposible, con sus frases – las cosas son como son -, - siempre hay que respetar la tradición -, - mejor lo malo conocido, que lo bueno por conocer -. ¡Qué pena de mentes!, totalmente arraigadas en una educación rancia del pasado, que no admite mejoras y que se ponen agresivos, cuando atisban que les quieren enseñar alternativas mejores.

Más grave aún, es cuando escucho a niños con el mismo tipo de expresiones, que no son suyas y no saben lo que dicen, solo copian a sus padres; ¡angelitos!, tan pequeños, y ya están condenados a vivir una vida de esclavitud, a producir como máquinas, sin pensar, para los señores ricos que dominan el mundo…

A veces me dan ganas de ponerme unos tapones para no seguir escuchando tantas barbaridades, creo que de tanto hacer oídos sordos a tanta estupidez, tengo la capacidad de cerrar la oreja como si fuera un músculo; pues por mucho que uno pueda decir o hacer dando ejemplo, esta masa deforme de personas, lo revienta todo, e incluso en nombre de la democracia no te deja ni siquiera, dar tu opinión.

Ahora os invito a todos a que escuchéis y pongáis atención a vuestro alrededor, veréis como cuando os calléis, empezaréis a oír la voz de los demás, de esta sociedad, de este mundo. Quizás tengan suerte, y puedan empezar a tener una pequeña apertura de mente. A lo mejor se dan cuenta de lo equivocados que estaban, y que no solo están sordos, sino también ciegos para ver la realidad, mudos para proclamar nuevas soluciones y paralíticos para llevarlas a cabo.

¿De verdad, no te das cuenta de la mierda de vida que llevas?, ¿no eres consciente que vales mucho más, de lo que has hecho en estos últimos años en tu patética vida?. ¿No sientes la necesidad de gritar fuerte e iniciar los cambios que tanto anhelas, esos que sabes que son justos y necesarios en este mundo?...

¿Cuándo entenderás la responsabilidad de la vida y así poder cambiar tu realidad?... o simplemente te da igual todo esto y seguirás colaborando en la degradación de la sociedad… quizás tenga que tocarte a ti también el sufrimiento de cerca… la verdad, es que cabecitas así, nunca las entenderé…

Para este tipo de personas, con esta actitud frente a la vida, no les queda más remedio que pisar el infierno para empezar a darse cuenta de su mente dañina y el mal que producen en esta comunidad que formamos todos… pero si ellos no quieren... poco se puede hacer.

Tú mejor, aléjate de ellos… sé diferente, no entres en su juego, te querrán hacer sentir como un bicho raro. Pero no te preocupes, no son más que gente ignorante que está destinada a desaparecer con el tiempo, pues con su estupidez están cavando su propia tumba, ya que no se puede vivir de ella muchos años, sin pagar las consecuencias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario