domingo, 6 de noviembre de 2016

Rompe con todo

Querid@ lector/a ya nos acercamos cada vez más al año, caminando juntos en una serie de reflexiones, en las que la mayoría de las veces hemos coincidido, según me comentáis todos en el blog y en las redes sociales. No solo han sido pensamientos y reflexiones sobre la vida y ciertos problemas, también os he hablado de ciertas soluciones, para ir poco a poco, corrigiendo hábitos, mejorando nuestra vida y la de los demás.

No sé si a raíz de este paseo de realidades que vivimos juntos en este mundo, has podido experimentar alguna mejora, de las que he compartido contigo y has pasado página de ciertas rutinas que no son buenas para nadie, que perjudican a otros tantos y has vencido el miedo para atreverte a actuar, ayudando a gente o animales necesitados; e incluso has empezado a luchar por una causa, o simplemente, te ha animado a seguir ayudando, tal y como me consta, que algunos ya os implicáis, en esta nueva forma de vivir.

Fuera como fuese, espero que al menos las publicaciones te hayan ayudado a meditar y abrir la mente, a cosas que quizás desconocías o nunca te habías planteado, en cualquier caso, si es así, me siento muy feliz y honrado, de haber podido ayudarte, aunque sea en lo más mínimo, pues yo no soy gran cosa, ni un experto en nada, tan solo hablo de lo que vivo y experimento cada día.

Digo todo esto, porque caemos fácilmente en la desidia y en la alienación de la sociedad, y cuando menos nos damos cuenta, volvemos como si fuera un scalextric de coches, a estar encarrilados y corriendo, sin salirnos de las miles de normas establecidas por la sociedad… Y a veces, necesitamos, espabilarnos y recordar, la realidad de nuestra vida, esa que ya conocemos bien, y nos hace dar vueltas, y más vueltas sobre la pista, hasta que un día, nos salgamos de ella… y todo acabe.

Recuerda quién eres, mira dónde vives y observa tu alrededor, rememora que tú eres libre, y acuérdate también, de la cantidad de veces que caes esclavo de tanta publicidad, banalidades, superficialidades y mentiras de esta colectividad urbana, que intenta aislarte de la verdad y te roba la felicidad, impidiéndote servir a los demás.

La vida por desgracia es corta, y hasta que no llegamos a una edad avanzada, no tenemos suficiente información y experiencia de ella, como para empezar a cambiar y reivindicar tantas injusticias; pero para muchas personas, ya es tarde, pues esta sociedad las ha domesticado y se han adaptado al sistema o simplemente no quieren meterse en follones, diciendo - para el tiempo que me queda… -.

Yo sé, que muchas veces te miras en el espejo, y lo que ves delante de ti no te gusta, por muchos motivos, porque todos los días vives la misma rutina, porque te gustaría ser de una manera que no consigues llegar, porque no se te reconoce el esfuerzo que realizas cada día, porque te sientes desperdiciad@, porque la vida y tú, por mucho que quieras disimular no congeniáis y la respuestas que buscas, no las encuentras en ti, ni tampoco en los otros, que a veces parecen desconocidos, pues dicen cosas de ti que no son verdad, o al menos eso te parece. 

Dime, ¿cuánto tiempo vas a estar así?, ¿cuántos años de los que te quedan, seguirás frente al espejo mirando un rostro y una vida que no te gustan?... Lo llamativo de todo esto, es que la mayoría de las personas dicen que no saben qué hacer, cuando es mentira, se autoengañan y aguantan cosas en su vida, lamentándose como un yonki porque su vida está destrozada. Pero esto no es verdad, tú si sabes cómo eres, y también sabes qué quieres... A lo mejor, puede que no sepas bien como llegar al destino que sueñas, pero eso es normal al principio.

No te quedes ahí delante, pensando un día más, antes de irte al trabajo o antes de acostarte… Yo te invito a que rompas con todo y puedas llegar a ser esa persona que anhelas, alguien que lucha, que ayuda, que sabe decir si, al igual que no, alguien que mejora, cambia y se adapta para evolucionar; dejar de ser un candil apagado, para ser una luz que ilumina, que brilla, que vive y alumbra a todo el que pasa por tu lado.

¿Por qué te tienes que conformar con menos?, ¿por qué agachas la cabeza, como si no hubiera solución?, no te equivoques, la solución eres tú mism@, deja de quejarte, deja esa droga de la autocompasión que tantas veces nos gusta sentir a los humanos, ¡para ya!, y aventúrate a vivir, a cometer equivocaciones, también a acertar, y comprender de una vez lo que es la vida.

Levántate de esa habitación oscura, abre las ventanas, deja que entre la luz del sol y te ilumine, para que puedas ver con claridad, deja que sople un viento fresco, que renueve el aire que respirabas y traiga nuevas ideas, nuevas decisiones; céntrate, se valiente y sal al exterior, sal a cambiar tu vida, que nadie venga a decirte lo que tienes que hacer (si no es positivo), o lo que no puedes llegar a cumplir, nadie tiene ese derecho.

Si sientes que puedes cambiar, si crees que merece la pena luchar por algo en concreto, si piensas que puedes ayudar a transformar este mundo, te felicito, adelante, el mundo entero está ante ti y no habrá más limitaciones, que las que tú quieras ponerte. Si lo deseas, puedes llenar tu vida de excusas, vale, miéntete a ti mismo, pero tu verás, solo una vez pasarás por aquí y te aseguro que hay mucho que hacer, ¡qué aun tienes mucho que descubrir en este mundo!.

Para esto solo hay que ser valiente, y no quedarte pensativo, romper esos miedos tan absurdos que tenemos los humanos; las cosas se consiguen luchando, dando un golpe en la mesa de vez en cuando, yo te aseguro por propia experiencia, que esto es verdad. Ante lo que no te gusta, ante la injusticia que ves, coge aire y dile al que te impide llegar a tu destino, o al que quiere imponer sus ideas, ¡ya está bien!, y verán que en ti hay una determinación tan fuerte, que no te importará romper con todo, cuando sea necesario.

Es el miedo, el maldito miedo a todo, el que nos deja paralizados, creyendo que no tenemos derecho a hacer nada, y que todo lo que sea diferente de esta sociedad, te hace sentir que eres raro, que no estás bien de la cabeza, o cosas así. Olvídate de todo eso, no has venido a este mundo para tener miedo, para conformarte con una existencia mediocre y no poder realizar los sueños que deseas cada día frente al espejo.

No todos los cambios son rápidos, muchos tardan un tiempo, pues a veces así es la vida, pero eso amig@, no debe desanimarte, no des pasos hacia atrás nunca; como mucho quédate quieto para observar, y al rato sigue, corre y no pares en tu empeño, hasta conseguir tus metas.

Por eso te digo, la vida pasa ligero, no te compadezcas y apresúrate por lo que deseas, lucha por tus ideales y si no te gusta cómo vive la sociedad, dale la espalda y enséñale al mundo algo distinto; no creas que es vano, pues muchos también están observando, esperando una señal, para caminar junto a ti, créeme lo he experimentado.

No te pares nunca, sigue, lucha, se valiente, arriésgate, no tienes nada que perder y mucho que ganar, y no dudes en romper con todo, para ser feliz, para mostrar una nueva forma de vivir a todos los que viven en las sombras.


2 comentarios:

  1. Gracias por tu reflexion, me has dado aliento espero recuperarme pronto y tomar nuevas fuerzas. Gracias!!!

    ResponderEliminar