domingo, 11 de septiembre de 2016

La era de la estupidez

Aunque a lo largo de los siglos el ser humano, ha hecho muchísimos cambios y progresos, algo que es motivo de alegría; en las cosas más esenciales, el hombre no ha avanzado tanto como se supone que debería haberlo hecho. La información, la experiencia y el aprendizaje crecen desde hace ya tiempo, de una manera exponencial, a un ritmo frenético, sin embargo, no se saca provecho de ello, para intenciones buenas y caritativas, sin ánimo de lucro, para mejorar el mundo.

Tal es la velocidad de avance, que si realmente usáramos, todo este potencial tan grande de una manera responsable y adulta, la sociedad sería algo muy distinto a lo que seguimos viviendo hoy en día.

Actualmente vivimos en la era de la estupidez, pues habiendo tanto asuntos pendientes, que son urgentes, ya que hablamos de vidas humanas y seres vivos, seguimos comportándonos de una manera egoísta y absurda, hablo de actos, como por ejemplo:

- Parece que nos preocupa más renovar nuestro teléfono móvil cada año o cada dos, aunque siga funcionando bien; es más importante estar a la moda en tecnología, que a la moda en caridad. 

- Tomar un café en una terraza al exterior, en pleno invierno con una estufa de gas butano, un gasto totalmente estúpido y contaminante, mientras muchos se mueren por las calles de frío.

- Beber el agua embotellada que es más cara y perjudicial, porque nos han mentido y seguimos pensado que es más sana.

- Crear armas para estar más seguro, en vez de destruirlas todas, una mafia, en donde, el primer mundo sigue vendiendo armas a los países pobres, e incluso, muchas de esas armas, retornan al primer mundo para actuar en atentados terroristas, ¡absurdo y abominable!.

- Viajar a Abu Dabi para esquiar en una estación con nieve, en pleno desierto, ¿sabes el gasto energético que eso genera?.

- Tirar diariamente toneladas de comida, antes que donarla para los necesitados, esta estupidez, debería estar prohibida.

- Contaminar el mismo aire que respiramos, lo mismo con el agua, qué bien, seguimos matándonos nosotros mismos, ¡muy lógico todo, si!. 

- Drogarse todos los días fumando y bebiendo alcohol, con lo malo que sabemos que es, y encima muchos presumen de ello, hasta delante de los niños, ¡andaaa que…!.

- Poner las esperanzas en un dios que no sabemos siquiera si existe, en vez de confiar en nosotros para cambiar el mundo; y así vemos, tanta gente mirando hacia arriba esperando un milagro del cielo, pero de hacer poquito.

- Rechazar a las personas por el color de su piel, como si eso fuera una diferencia importante, ¿cómo el color, puede generar tanto odio?.

- Engañar a nuestros niños y dejarlos indefensos y esclavos del sistema, ¿para que sufran lo mismo que tú?... Alucino.

- Maltratar animales legalmente por tradición o cultura, como el toreo, la caza, y otras burradas, de gente inculta.

- Envenenarnos con los alimentos que comemos, sin saber ni siquiera que nos estamos tomando, ¡la ignorancia es la felicidad!, ¿verdad?, ok.

- Seguimos usando combustibles fósiles con lo contaminantes que son, y hasta tenemos que pagar un “impuesto al sol”, en nuestro maravilloso país, ¿sabrá el sol esto?, ¿pedirá comisión?.

- Le damos más importancia al deporte nacional, que a las personas que no tienen donde caerse muertas, lloramos porque un equipo de millonarios han perdido un estúpido partido, pero no lo hacemos, por los niños que mueren de hambre cada día.

- Apreciamos más el dinero, que nuestros propios recursos naturales, como el agua, quizás algún día nos beberemos el dinero, ¿quién sabe?.

- Trabajamos duramente todo el año, para conseguir más o menos, sólo quince días de vacaciones, cada 12 meses, si, si, muy lógico también.

- Creamos clases sociales, como si nuestra sangre fuera distinta, unos de otros; yo no conozco a nadie que no necesite ir al baño.

- Comprarse un coche de marca, aunque te cueste la misma vida, para aparentar cierto status, ¿merece la pena?, bravo, ¡un aplauso, te lo mereces!.

- Comprar y comprar ropa, tanta, que hay prendas que ni siquiera las has estrenado nunca, mientras muchos, por ejemplo, siguen descalzos, sin zapatos.

- El primer mundo busca perder peso, mientras el tercer mundo se muere por llevarse algo a la boca, es catastrófico.

- No ayudar a los que vienen huyendo de una guerra, y dejarlos morir en nuestras fronteras, ¿somos humanos?, en serio.

- Que enfermedades que tienen cura, sigan matando a tantos pobres que no pueden costeárselas, si no compensa económicamente, ¡qué se mueran!.

- Que los niños pasen hambre y veamos por la tele sus barrigas hinchadas, ¿sabes lo que es morir de inanición?, ¡somos realmente monstruos!.

- Que un actor de cine gane muchísimo más, que un cirujano que salva vidas; que alguien me lo explique, por favor.

- La existencia de países hoy en día, con tiranías, en donde un solo hombre es capaz de mantener a millones de personas con miedo, obedeciéndoles en todo lo que les diga...

- Fiestas en las que se tira la comida, como tomates, vino, naranjas, tartas, queso, agua, etc., al igual que en muchos programas de televisión, cuéntale eso a los millones de personas que se mueren de hambre en el mundo, ¡es de locos!. 

Y así podemos seguir, una lista infinita, de desprecio a la vida, ¿y sabes qué es lo más estúpido?, que te da igual, y no vas a hacer nada, para cambiar algún punto de los que has leído, ¿o sí?. Son todas asignaturas pendientes de la humanidad, son materias que suspendes cada día, desde que te levantas, hasta que te acuestas; no te estoy descubriendo nada nuevo, tu mism@ podrías completar esta lista, ¿cierto?.

Somos unos estúpidos, eres un/una estúpid@, no hay excusa ninguna para seguir actuando así, tanto que hacer, tanto potencial en cada uno de nosotros, tantos medios disponibles a nuestro alcance… y la estupidez humana es tan grande como el universo.

¿A qué estás esperando?, ¿a qué alguien te diga algo?, bueno, pues mira, adelante, te lo digo yo, ¡haz algo!... ¡Aaah!, ya mañana si eso…,¿no?. ¿Cómo se puede despreciar la vida así?, ¿de verdad que no te duele todo esto?... Quizás el hombre, nunca se haya merecido, llegar hasta donde ha llegado, quizás debería haberse quedado en el mono y este planeta lo hubiera agradecido.

Creo que ya es tiempo de pasar a una era distinta, dejar la estupidez que llevamos pegada desde tantas generaciones; para ser seres diferentes, para afrontar todo con una visión nueva, para realizar todo aquello que no hacemos bien, por nuestros hermanos humanos, por nuestras criaturas, los animales y por nuestro gran planeta, que ya ha soportado demasiada injusticia y dolor…

4 comentarios:

  1. Hola Pasar página!Como siempre tus escritos remueven y hacen reflexionar, debido a esa carga poderosamente reivindicativa que reflejan. No obstante, en mi humilde opinión, no puede haber separación entre el creador y lo creado. Aquello que criticas, por el mero hecho de observarlo, también forma parte de ti.

    Dicho esto,me gustaría añadir, que en el plano mental, estoy de acuerdo en lo que dices, pero no con el tono general y acusador en que lo dicesy,si me lo permites me gustaría añadir algunas reflexiones que sumen a tu aportación, aunque sea desde otra perspectiva.

    Hoy día hay mucha gente con conciencia que está aportando su granito de arena en cualquiera de los niveles en que puede aportarse.
    Tampoco veo con buenos ojos, aunque sea muy respetable, utilizar el monólogo excluyente cuando se habla de los errores comunes a la especie humana: en mayor o menor grado, nadie está libre de responsabilidad (de lo contrario ya no haría falta que estuvieramos aquí).

    Los cambios importantes requieren un cambio de consciencia que nace en el interior de cada uno de nosotros, y a partir de aquí tratar de "contagiar" positivismo y esperanza en esta época oscura, con el objetivo de generar un cambio de dentro hacia afuera. En mi humilde opinión, hacerlo la inversa no cambiará nada, porque el pretendido cambio sigue apoyandose en el rechazo de lo que es, lo cual sigue alimentando el miedo y, por tanto, la separación, las fronteras, la guerra, la desigualdad y todo aquello que nos fragmenta...

    Mientras sigamos pensando que 'tenemos razón' al nivel que sea, y por muy buenas que sean nuestras intenciones, habrá detrás un ego que inventa, que defiende su posición y que se alimenta a través del miedo a perder su identidad.

    Quizás, solo quizás, si nos sintonizamos con la aceptación de lo que Es, podremos trascender el significado de lo que interpretamos que está sucediendo,para llegar a atisbar el auténtico significado de la realidad: nada está de más. Todo lo que sucede, sea interpretado como bueno o malo (lo cual siempre será relativo dependiendo del observador), tiene su función, su por qué y su para qué en el orden superior de las cosas. Para que algunos despierten,otros deben estar dormidos. Para que la compasión florezca, debe existir alguien por quien sentirla... Yo no sé, ni entro a valorar si es justo o no. Sólo veo que así es. Vivimos nuestra experiencia evolutiva en un plano de dualidad, y aprendemos a través de ella. No creo que lleguemos a eliminar la dualidad queriendo eliminarla, sino trascendiendola. Y cómo lograr eso? A través de la aceptación y la confianza y en la vida (en el propósito universal incomprensible aún para nuestras limitadas mentes) y en la auténtica búsqueda de La Verdad, que trasciende la interpretación mental y que no pretende diferenciar y serparar al otro sino unificarlo en nuestro propio interior.

    ResponderEliminar
  2. Un texto magnífico y con el que estoy de acuerdo. Eso sí, me gustaría aclararte algunas cosillas. Si has leído los post de mi blog podrás ver que yo no me excluyo nunca de todo lo digo, quizás debería de decirlo más, pero obviamente soy hombre y como tal, mismos errores y estupideces. Desgraciadamente no todo es tal fácil, y yo utilizo a veces una forma de escribir que escuece, duele leer los fallos y todo lo que no hacemos; a veces cuando la muchedumbre habla a la vez y nadie echa cuenta, hay que pegar una palmada en la mesa, un grito, una llamada de atención para que se fijen en ti, y este es el efecto que a veces busco. Claro que hay gente, que está inmersa activamente en la ayuda y el cambio, desde que tengo uso de razón, no he dejado de estar en voluntariados, asociaciones y demás, dejándome la piel, el tiempo y mi dinero; por eso sé, de lo que estoy hablando. Podríamos hacer muchísimas cosas de forma individual, pero no las hacemos porque somos unos egoístas y unos estupidos, ¿podrías por ejemplo cocinar dos veces a la semana, y repartir con el coche comida entre los pobres?, ¿lo hacemos?, entonces... Y así muchas cosas. Las cosas se consiguen con buenas palabras, voluntades y actuaciones, pero muchas veces también hay alzar la voz, y para remover cimientos, que estamos muy cómodos mientras mueren millones de personas cada día. Para mí formalismos los justos, hay que salvar vidas y cambiar y si alguien se molesta, lo siento, a mí también me molesta la forma de vida de esta sociedad y me tengo que aguantar.
    En fin, no quiero que siente mal esto que digo, solo quiero que me conozcas un poco mejor
    Como te dije en las redes sociales, me encanta como te expresas Blanca. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Hacemos en llamarnos o calificarnos como animales racionales, jajaja
    quien fue el racional que aplico ese calificativo
    la estupidez humana no tiene limite
    deberíamos aprender de los animales irracionales, incluso de las llamadas bestias.
    increíblemente cierto.
    repito deberían leer tus escritos, reflexiones, y verdades como puños muchos imbéciles, con todos mis respetos hacia los imbéciles que también son racionales

    Lo que ya supera la imbecilidad humana, es que encima todos estos hechos, acciones u lo que sea, incluso nos reporta algo así como ¿felicidad?.

    Creemos que esto es bienestar, o realmente no creemos en nada.
    vivimos a impulsos, somos destructivos tiramos piedras contra nuestro tejado, destrozamos recursos, solo valoramos ¿que?, si creo que los racionales somos imbéciles

    ResponderEliminar