miércoles, 31 de agosto de 2016

Vida básica

Os presento una publicación de un gran seguidor mío, que le pedí que me honrase con algún escrito, y él me envió este texto, espero que os guste; muchas gracias Javi, eres simplemente genial:


Con este artículo me gustaría dar un punto de vista diferente, el punto de vista básico de la vida.

Leyendo este blog me he dado cuenta de una cosa terrible: ¡soy una persona básica!.

Las personas básicas como yo, no necesitamos mucho para ser feliz: trabajo, amor, dinero, una casa, un coche y una familia. Sentado en el sofá, viendo una película, con la compañía perfecta,… ¿para qué pedir más?. Así es la vida perfecta para muchas personas de mi alrededor e incluso para mí. 

¡¡¡LA IGNORANCIA QUITA MUCHAS PREOCUPACIONES!!!

Esta frase es una verdad como un templo. Vivimos con un miedo a todo, infundado entre otros, por la televisión, los políticos, los bancos, la hipoteca, perder ciertas cosas, no llegar a conseguir otras... y nos dejamos la piel en el trabajo, echando más horas que con nuestras propias familias, para conseguir esa “felicidad plena”.

Cuando uno es pequeño, es feliz estando con sus padres, con los yayos, con nuestra hermana (en mi caso), te dan un regalito de vez en cuando, juegas a la pelota en la calle con los primos, etc... Entonces empiezas a crecer y llegas a la adolescencia, donde tu familia pasa a un segundo plano y tu felicidad es escuchar a tu cantante favorito, comer tus comidas preferidas, estar con los amigos, llegar tarde a casa, etc.

Pero cuando ya pasas esa adolescencia, la vida te hace elegir qué camino has de seguir, una vida básica o compleja. 

Si te has criado en una familia donde todo es trabajo, familia y nada más, probablemente tenderás por el lado básico. Y te preocuparás más, de cuando saca su nuevo disco Beyoncé, antes de saber, qué es lo que ocurre en la vida real.

Yo, cuando me quedaba sin trabajar, era como si cayera en una pequeña depresión, no servía para nada y no me sentía útil; me faltaba algo importante en mi vida básica.

Pero mi vida cambió, conocí a una persona que hizo temblar mi burbuja, mi zona de confort, esa persona me enseñó la realidad del mundo.

A esa persona, la llamo ¡mi Ángel!, porque fue un guía que me enseñó lo que había más allá de esta vida simplista. Cuando ya eres consciente de que esa vida básica no te llena y no te hace feliz, empiezas a buscar como complementar ese vacío inmenso que tienes dentro de ti.

Todo empezó, cuando mi Ángel me animó a hacerme voluntario y tratar con gente que no tiene la misma suerte que había tenido yo, estuve en la playa con personas con necesidades especiales, que necesitaban mi ayuda para poder darse ese baño refrescante en la playa. Cuando ves sus caras de agradecimiento y felicidad, tu cabeza, tu corazón y todo tu mundo, se derrumba y empiezas a darle importancia a lo que verdaderamente lo tiene. Se abrió ante mí, una nueva realidad de esta sociedad.

Gracias a ese voluntariado me animé a estudiar un módulo sanitario (y yo sólo pensaba - ¡a mi edad y estudiando…! -), y seguidamente pasé a trabajar con gente necesitada; todo gracias a mi guía alado.

Poco tiempo después descubrí el triste mundo del abandono de animales, y eso ya me hizo ver lo crueles, ignorantes y malvados que somos la raza humana. No me considero una persona animalista, pero odio el maltrato a cualquier ser vivo, porque, las personas se pueden defender, ciertos animales, NO. Y también, me ayudó a encontrar a otras buenas personas que asimismo, ayudan a estas criaturas. Amigos, los puedo llamar ya, que protegen en todo lo que pueden a los animales abandonados, en asociaciones, etc.

Cambiando de tema, si por ejemplo, hablamos de política, es muy sencillo. Normalmente, si en tu familia, siempre se ha votado al PP, votas al PP, pero si ella, es del PSOE, votas al PSOE. Cuando no te interesas por la política, ni por los partidos a los que tu familia siempre ha votado, al llegarme la edad de empezar a votar, me di cuenta que mi voto era estúpido y no tenía sentido. Ya que, ni siquiera sabía que estaba votando, vivía en la ignorancia. 

Así es cuando tienes una vida básica.

Es muy complicado salir de esa vida, cuando ahí, tienes todo lo necesario para poder "vivir feliz" y sin complicaciones, no es fácil salir de tu burbuja y ver la realidad, porque cuando sales, al principio todo es triste. 

La realidad de la vida en general es triste; egoísmo, maltrato, engaños, personas sin corazón, tortura… Y así, una larga lista de cosas malas. Pero si empiezas a hacer las cosas bien, la vida te regala muchas cosas buenas, no todo en este mundo es malo, sólo, que tenemos que hacer las cosas bien y dejar el egoísmo a un lado para poder sentir que el mundo es algo más, de lo que sucede en nuestro pensamiento básico.

Solo decir una cosa, yo era una persona básica, pero se puede dar la vuelta a las cosas y luchar por cambiar aunque sea un poquito este mundo. Y recordaros también que la vida es como una vela, la llama se apagará y solamente quedarán los recuerdos y los hechos, de las cosas que hiciste, cuando el fuego estaba vivo. ¡Mantén esa llama viva para que los recuerdos y tus actos sean brillantes!.

Gracias a este blog lo hacemos un poco cada semana. ¡¡¡Pasemos página!!!.


No hay comentarios:

Publicar un comentario