miércoles, 15 de junio de 2016

Señor millonario...

Este es un escrito dirigido a ese uno por ciento de la población que es multimillonaria, porque me genera mucha intriga, lo que pasa por la mente de estas personas tan afortunadas. Si alguno de los lectores que me siguen, fuera por casualidad, uno de ellos, me encantaría que me respondiera a ciertas preguntas y dudas que me pasan por la cabeza; sobre todo si no ha sido siempre así, sino que por un golpe de suerte o por esfuerzo y un buen trabajo bien hecho, es ahora multimillonario, vamos, alguien que haya conocido, las dos caras de la vida.

Respetando que como siempre digo, que cada uno hace con su tiempo y su dinero lo que quiera, me surge la siguiente reflexión. Cuando alguien tiene tanto dinero, es normal que se compre una gran casa, varios coches quizás, que viaje por el mundo y haga lo que le apetezca; y así, te puedes tirar años viviendo y experimentando cosas nuevas, ir de fiesta, en fiesta, o lo que sea.

Pero siempre llega un momento en la vida del ser humano, en que se para a pensar, porque sea una cama de 90 o de 200, cuando llega el silencio de la noche, todos tenemos días, que mirando al techo, reflexionamos sobre la vida y nos preguntamos hacia donde va nuestra vida, y qué es lo que queremos.

Llegará el día, que ya no sabrá en que gastarse el dinero, y cuanto más edad cumple uno, le da más importancia en la vida, a otras prioridades que cuando era joven; todos, en más o menos capacidad, tenemos una empatía por los que nos rodean, por las situaciones que se sufren en el mundo. Desde luego, seguro que se habrán preguntado más de una vez como podrían ayudar al mundo, hacer de este planeta, un lugar mucho más agradable para todos; y no me refiero a hacer una donación, en un momento dado, algo puntual, que oye, está muy bien, pero no es suficiente. De hecho, las malas lenguas, dicen que cuando un millonario dona dinero a una causa benéfica, lo hace o para limpiar su imagen o para blanquear dinero, ¿es esto cierto?, me gustaría saber si es verdad.

Hablamos de muchas personas en el mundo, empresarios, actores, deportistas, modelos, cantantes, artistas, presentadores, reyes, políticos, premiados en una lotería, herederos, etc., todas estas personas podrían acabar perfectamente, con los problemas que hay en el mundo, y aún así, seguirían teniendo dinero para vivir muchas veces la misma vida.

Me pregunto, ¿por qué no lo hacéis?, tenéis en vuestras manos, la capacidad de cambio y no tendríais que hacerlo ni vosotros directamente, hay muchas personas que se ofrecerían a realizar este trabajo, para que todos tuvieran las necesidades cubiertas.

¿Cómo se puede vivir una vida, año tras año y no cambiar, no evolucionar?, yo siempre digo que el cambio es cuestión de todos, pero hay que reconocer, que cuando hay dinero por medio, por desgracia, todo es fácil, se pueden hacer bien las cosas y de una forma rápida.

Crear organismos y fundaciones, por todo el mundo, sin contar con políticos, ni bancos, que den las herramientas necesarias a cada pueblo, para poder vivir, prosperar e incluso puedan llegar a autofinanciarse; algo que sea para el pueblo, sólo de la humanidad. ¿No te gustaría dejar ya tus negocios, o tu gran ocio, para hacer algo grande?, que cuando estés en lecho de muerte, puedas sentirte satisfecho de que defendiste la vida hasta el final, que evitaste muchísimas muertes, que ayudaste a tantos niños, en la educación y la investigación; pasar realmente a los anales de la historia como el hombre, o la mujer que promovió una nueva forma de vivir.

A mí se me ocurren un montón de cosas que podéis hacer para mejorar de verdad y con efectividad la sociedad en la que vivimos, y yo no soy nadie, imagínate lo que puedes llegar hacer tú, si te lo propones; por mi parte, me pongo a tu servicio para ayudar a tanta gente necesitada.

Hay multimillonarios que derrochan de manera escandalosa, como un jeque árabe, que mandó construir un humedal en medio del desierto, ¡sabes la fortuna que hay que gastar para mantener un humedal, en un clima desértico!, son millones y millones de gastos en conservar aquello cada semana. ¿Cuántas vidas se pueden salvar con ese dinero?, millones de ellas... Esto es demencial, que lástima que no me tocará una fortuna, la utilizaría para ayudar a tantas familias necesitadas, salvar animales abandonados, muchísimas cosas; pero no es esa la realidad, la vida no es justa, y el ser humano la hace más injusta todavía.

Por ejemplo, este hombre, Amancio Ortega, con la edad que tiene, ¿cuáles son sus pensamientos?, ¿ser más poderoso, tener aún más dinero?, pero si es uno de los hombres más ricos del planeta, y ha salido en la prensa que, a veces, dona dinero para causas benéficas, esto es muy loable, pero es como darle un vaso de agua al sediento, y mañana, ¿de donde sacará el agua?; un hombre que partió desde cero, que sabe lo que hay a pie de calle, ¿y no hace nada más?, no le entiendo señor Amancio, tiene todo el potencial, y podría revolucionar el mundo, todos le seguirían, ya que todos sabemos, como he dicho antes, que un problema cuando hay dinero, ya no es problema, rápidamente se busca una solución. ¿no quiere, no le conviene, no le dejan, pasa del tema?, no sé...

Parece que todo el que consigue una fortuna, le envuelve una niebla de amnesia y desarrolla un egoísmo bestial; tiene la solución para acabar con tanto sufrimiento pero simplemente le da igual. La verdad me cuesta entenderlo, ¿cómo podrá ese hombre dormir tranquilo por las noches?, para mí, tener dinero, significa tener una gran responsabilidad, pues me siento con la obligación de devolver al mundo, gran parte de lo que me ha dado.

No hay más sentido de la vida que este, pero ahí están, figuras y personajes, idolatrados por la cantidad de dinero que tienen, sin ver más allá, de lo que esa persona es o podría llegar a hacer. Si a las ganas de ayudar, le sumas dinero, obtienes cosas increíbles. Quizás hay que pensar, que la mayoría de los ricos, tienen tanto dinero a costa de los pobres, entonces, si los ayudan, ellos ya no ingresarán tanto dinero, parece lógico ¿o no?.

De todas maneras, teniendo las necesidades básicas cubiertas, como es una casa, alimento, ropa, agua, luz y si acaso un trabajo, ¿qué más necesita una persona?; todo lo demás es absurdo, todo sobra, es superfluo, es como si vistes a un árbol con ropa, no tiene sentido, somos seres biológicos, no necesitamos más. Quizás hayan perdido el norte hace mucho tiempo y no sean capaces de ver esto, viven como en otra dimensión, aún cuando son hombres como tú y como yo.

No lo entiendo, señor millonario, no quiero ir contra usted, al revés, me gustaría que cogiera las riendas y muchos les seguiremos a su lado, para transformar el mundo. Date cuenta del poder que tienes en tus manos, no lo tires, no lo malgastes tontamente, mira hacia abajo y verás un mundo que te necesita, mira lo importante que puedes llegar a ser en la historia de la humanidad. ¡Tienes una de las misiones más importantes que puede hacer un hombre o mujer en este mundo!, deberías sentirte afortunado/a de esto.

Por eso, no midas tu riqueza por el dinero que tienes, mídela por aquellas cosas que no se pueden cambiar por dinero. No tengas miedo al cambio, porque los ricos también tenéis miedo incluso al que dirán, si inicias una nueva forma de vivir. ¡Ánimo, sal de tu cárcel personal y transforma la sociedad, te estamos esperando, no te imaginas cuanto!... Si quieres, puedes ser la solución que lloramos todos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario