domingo, 5 de junio de 2016

El problema es la elección

Sin duda esto es así, es muy interesante comparar la respuestas a los últimos post que publiqué, que comenzó con la Carta a mi amigo en el futuro, y dos respuestas alternativas que podrían ocurrir perfectamente, dependiendo de las elecciones que tomemos, en este presente que nos ha tocado vivir (si no las has leído, te invito a hacerlo). 

Son cartas que cuando las lees, no te dejan indiferente, te hacen pensar y reflexionar, y sin duda, si un descendiente mío, viniera del futuro y me dijera, que su mundo se ha convertido en un infierno por todo lo que hemos hecho, o lo que no hemos decidido hacer, seguramente ya no sería el mismo; no sé si cogería una depresión de la que no podría salir o dedicaría aún más, mi vida, para evitar que eso sucediera. Ojalá, recibiera la otra carta, la del futuro bueno, ojalá pudiera transportarme a una sociedad así, en donde pudiera desarrollar todo mi potencial, ayudar todos los días a mejorar este mundo y las vidas que hay en él. ¿Qué bonito verdad?, cómo nos gusta leer cosas buenas y dejar a un lado todo lo malo, lo que no nos gusta, la gente se escandaliza si muestras la verdad, parece que la verdad es igual a pesimista o tenebroso, la gente quiere un mundo feliz; pero la realidad está ahí ¿sabes?, te guste o no, por eso, hay que ser sincero, este futuro es mucho más complicado que pase, porque implica un esfuerzo personal de cada individuo para mejorar, y si hay que ser franco...

De todas maneras, volviendo a la realidad, creo que es bueno soñar, pero no vivir de sueños, porque eso es como cazar vientos con una red, no sirve de nada.

Por eso, podemos pensar todas las cosas que queramos, exprimirnos el cerebro y llenar el corazón de buenas intenciones, que si no actuamos, de nada sirve lo anterior; de buenas intenciones está lleno el infierno.

Es curioso, con lo racionales y decididos que somos, en nuestros pensamientos cotidianos, usando nada más que la propia lógica de la experiencia, sin embargo, a la hora de tomar ciertas decisiones, nos quedamos paralizados; nos sentamos delante de un cruce que nos ha aparecido en el camino de nuestra vida y si fuera por nosotros, nunca elegiríamos una dirección determinada.

Y es que, el ser humano tiene un problema muy grande, siempre tiene miedo a decidir y a poder equivocarse; prefiere no hacer, antes que hacerlo y no acertar, o experimentar lo no que no quería. ¿Crees qué la vida es así?, prefieres quedarte sin hacer algo, y perderte a cambio todo lo que había detrás de esa elección, con tal de no perder ¿qué?, ¿la vida acaso?, ¿el tiempo?, eso ya lo estás perdiendo y no depende de ti, además, pierdes mucho más quieto, pensando o esperando un cambio de dirección, que arriesgándote. Y tomar una elección, no significa elegir así, a dedo, rápidamente, pero lo que no puedes tampoco, es darle tantas vueltas, que al final, estás más indeciso que al principio, lo que te impide actuar.

Cuando estas decisiones, son para elegir el color de un coche o la talla de un jersey, bueno, no importa mucho si tardas más en elegir, pero cuando se trata de elecciones importantes como casarte, tener un hijo, cambiar de trabajo o cortar con un tipo de situación, los minutos se vuelven más preciados, y estas, podríamos decir, que entran dentro de lo cotidiano.

Hay por encima, elecciones más importantes y que pasan desapercibido para nosotros, porque estamos metidos en una rutina tan constante y rápida, que no nos deja tiempo para pensar bien lo que elegimos; la mayoría de las veces, hacemos lo que hacen los demás, copiamos el comportamiento, sin llegar a razonar, si es lo más conveniente. Todas ellas, están relacionadas también, con nuestros hábitos diarios, para rechazar el cambio, para darle la espalda a todo ser que te necesite, para rebelarse ante este sistema corrupto y cerrarse a la vida, jugando a ser egoístas. 

Porque una elección es más que una responsabilidad y eso es un problema, ya que nos hacemos llamar adultos, pero en verdad, no eres tan adulto como se supone ¿verdad?, porque, ¿qué es ser adulto?, ¿es ser entonces responsable, cumplir con todas las obligaciones, saber mucho, tener una relación amorosa, ser autosuficiente, quizás?. Puede ser, pero más allá de ser una responsabilidad, es asumir y comprender las consecuencias de tus elecciones, si no, nunca entenderás nada, no podrás avanzar y materializarlas.

Lo que te diferencia de los demás seres humanos, es la elección, te hace único, por eso, no creo que tanta gente elija en su vida realmente, más bien yo creo que se deja llevar por la corriente, con tal de no pelear, de asumir ciertas consecuencias; y entonces, siempre es lo mismo, ¿lo ves?, ¿por qué no se producen grandes cambios en la sociedad cada día?, parece todo como muy constante. Evitamos el problema, elegir; - eso que lo hagan otros, que para eso se les paga, - ¿no?; por eso nada cambia, por eso todo sigue igual, por eso te sigues quejando.

Date cuenta, de que el miedo es el que te hace dudar y no elegir, y cuando eliges, normalmente lo haces mal, porque lo haces mirando sólo por tu interés; siempre tomas el camino más fácil, todos tomamos el camino más cómodo, ese que hace que no miremos a nuestro alrededor, ya que a ti no te interesa ver la realidad de la vida, ¿verdad?, ¿hace falta que te la recuerde?. Vamos por ella, con la ignorancia por delante, no sabemos que pasará dentro de un momento y no parece que eso nos de miedo, aun cuando debería; sin embargo, tomar una simple elección distinta a la que toman los demás, te puede hacer sentirte raro, como que no estás haciendo bien y llegas a sentirte observado, empiezas a sentir miedo. Porque notas, que has elegido algo que se sale fuera de lo normal, ¿y qué pensarán de ti?, sin duda, esto que es lo que más te inquieta, debería ser lo que menos te tendría que preocupar.

Aprende a tomar decisiones en tu vida, elecciones que entiendas y lleven tu sello marcado, detrás de cada una de ellas. Hay una frase que dice "mejor lo malo conocido, que lo bueno por conocer", yo no estoy de acuerdo, es un pensamiento cobarde, que evade el cambio, que destruye la posibilidad de mejorar y simplemente conformarse con lo que se tiene; el miedo, siempre el miedo... ¿Hasta cuándo seguirá dominando al hombre?.

Tu vida esta llena de elecciones, ellas te llevarán a un sitio o a otro, debes entender está posibilidad de salvar o matar, de construir o destruir, de ayudar o pasar, la vida de mucha gente está en tus manos, tus elecciones construyen el día a día, ese que no te gusta, que preferirías mejorar.

De ti depende, elige que vas hacer ... seguir con la misma vida de siempre y olvidar todo lo dicho anteriormente, repitiendo el mismo error una y otra vez, hasta que te mueras, o por el contrario, rebelarte y luchar para cambiar tu vida... tú eliges... ¿volverás a acobardarte o harás lo que tenías que haber hecho hace ya tiempo?... ¿qué elegirás?. 


... Recuerda que eres, lo que es tu elección...




No hay comentarios:

Publicar un comentario