domingo, 15 de mayo de 2016

La política, el arte de engañar

Hoy me voy a meter en un fangal y a ver que tal responde la gente, me voy a mojar en un tema tan controvertido y de actualidad, como el mundo de la política, a ver si salgo vivo. Seguro que cuando lean esto en otros países, también se sentirán identificados, o por fortuna no, ya me contaréis.

Ahora que nuestros políticos en España, después de haberse gastado, no sé cuantos millones de euros en publicidad electoral (algo muy necesario en tiempos de crisis, porque no los conocíamos ya...), no han sido capaces de ponerse de acuerdo para sacar un gobierno adelante, me gustaría hablar un poco de este gran y refinado arte de mentir, como es la política.

Yo sinceramente, después de haber sufrido partidos de izquierdas y derechas en el poder, me considero totalmente apolítico, ya que precisamente la política, no es más que la rama social que se ocupa de tratar, mejorar y resolver los problemas que se plantean en la convivencia de la ciudadanía, tanto fuera, como con otros países; nunca he visto cumplido algo así, al menos en este país, de manera limpia y efectiva, por tanto, no creo en ella.

Teniendo en cuenta, que los partidos políticos aparte de ser pagados con nuestros impuestos, están subvencionados por empresas, entes privados y por supuesto por los bancos, que a fin de cuentas, son los que manejan a estos "politiquillos" de tres al cuarto. No puedo más que sentir un profundo asco por todo este mundo, que está totalmente corrupto.

Cansado de ver cada día en el telediario, como se tiran los trastos del pasado y presente a la cara, achacándose robos y corrupciones unos a otros, a ver quien lo supera, ¡qué vergüenza, qué asco de personas!. Pero chico, precisamente esa es su profesión, mentir, robar y criticar, buenas caras delante de la prensa, buenas palabras y mucha hipocresía; ¿y estos delincuentes están gobernando mi país?.

En otros países más civilizados, por una simple multa de tráfico, ha habido políticos que han dimitido, para no enturbiar la buena imagen de su partido. Igualito que aquí, un político puede escaparse de la policía con su coche y no le pasa nada, ni por supuesto dimite, eso está en la idiosincrasia del español, ¿no?; da igual que te hagan unos trajes a medidas de regalo por favores, que robes millones con ERES falsos, que cobren en negro mediante sobres o tarjetas, que engañes con fundaciones aunque seas familia del Rey, que se construyan aeropuertos, carreteras, o velódromos para inflar los presupuestos y quedarse con una tajada, corrupción urbanística municipal por doquier, enchufismo en las administraciones, fraude en subvenciones públicas, engaño a hacienda en Andorra, Suiza o Panamá, ¿sigo?, porque puedo seguir, la lista es larga ... aquí no les ocurre nada a toda esta panda de sinvergüenza, muchos de ellos aforados o perdonados por las amnistías fiscales que estos señores mismos se preparan. Además sean de un partido o de otros, todos han caído, siguen cayendo y otros nuevos también empiezan a hacerlo, no se salva prácticamente nadie.

Lo que más me asombra de todo esto no es la cantidad de pelotas y babosos que están detrás de estos políticos, pues viven de ellos, como parásitos. Lo que me descoloca, es que sabiendo todo esto cada "españolito", siguen afiliados a estos mismos partidos y los defienden a muerte, todos como tontitos moviendo banderitas en los mítines y regalándoles sonrisas por la calle. ¿Pero esto qué es?, no me entra en la cabeza, votar a un partido que tiene tantos casos de corrupción en el pasado y muchos abiertos en el presente, ¿señores somos anormales, o qué?. 

¡A todos estos partidos ya no se pueden volver a votar!, ¿qué quieres, qué sigan robando tu dinero?, ¿confiarías la vida de tu hijo a un asesino reincidente?. Para mí, en concreto, mojándome, yo no votaría nunca más ni al Partido Popular, ni al PSOE, ni a Izquierda Unida, ni a otros partidos menores como Ciu, Esquerra Republicana, UPyD, etc.

Yo me alegro mucho que salgan nuevos partidos que puedan renovar en parte toda esta mierda que está montada en España, en este caso tenemos a Ciudadanos, Podemos y en última instancia Pacma, que la verdad no me acaban de convencer; unos menos que otros.

Ciudadanos parece un partido así como muy centrado en muchas de sus propuestas, Albert Rivera parece muy lógico cuando habla, pero no lo veo claro, ¿es cierto que tira mucho para la derecha?, no sé, el hecho que sea tan veleta, buscando acuerdos con partidos que son unos corruptos... no me hace ni pizca de gracia, como también, que desconozco la mayoría de sus integrantes, no se si serán honrados o no, de hecho parece que se están sumando miembros rebotados de otros partidos; no sé, no sé, no me llega a covencer este cocktail.

Podemos, a mí personalmente no me gusta nada, tanto por las cosas que dicen, como por las que no condenan; sus relaciones más que comprobadas con el gobierno represor de Venezuela, donde se están matando por un rollo de papel higiénico en sus "supermercados", no me hace nada de gracia. Pablo Iglesias no me inspira nada de confianza, le veo una gran prepotencia y lo identifico más con un tirano, que con un líder, a pesar de tener ciertas ideas transgresoras y de gran calado social, veo mucha mentira, hay una gran parte oscura que esconde y me da muchísimo miedo que llegara a gobernar.

Respecto a Pacma, me encantaría que tuviera de una vez representación en el gobierno para ver si es verdad, que luchan para cambiar el abuso y maltrato que sufren los animales en este país, pero, leyendo su programa electoral, respecto a los demás temas, me da la sensación que tiraría, por una política de izquierda bastante radical parecida a la de Podemos. Por eso, me gustaría que tuviera una pequeña representación, nada más, para ver como respira.

Bueno, entonces ¿quién más queda?, mal asunto, porque no encuentro lo que busco, y así, hay millones de españoles.

¿Y qué buscamos muchos de nosotros?, yo te lo voy a responder. 

Buscamos un partido político que no contenga miembros con antecedentes, ni viejas glorias de otros partidos, para que no puedan contaminarlo, un partido variado, independiente, que pueda estar bien representado en edad y sexos. Que se preocupe de verdad por la situación tan crítica que está pasando este país, de una crisis que sólo ha afectado a los pobres y a la clase media. Que no esté manipulado por empresas o instituciones y que se aleje de los radicalismos, que solo llevan a disputas.

No queremos estar mirando cada dos por tres al pasado, La Guerra Civil, la tiranía de Franco, Las Repúblicas, y todos esos odios, disputas, asesinatos y barbaridades que afortunadamente, pasaron hace ya varias generaciones; la historia nunca hay que olvidarla, pero ya es hora de pasar página sobre estos acontecimientos. La realidad es una muy distinta, los jóvenes piden que su futuro no sea incierto, que no tengan que irse de su país para trabajar, hartos de tanto odio absurdo, hay que mirar hacia adelante y dejar todo esto a un lado, para construir un futuro nuevo para ellos. Un partido que no sea de izquierda, ni de derechas, sino que se centre simplemente, en el desarrollo del país, en la creación de trabajo de calidad, en modernizar la educación como en los países del norte de Europa, en luchar por la igualdad, contra la corrupción (cualquier tipo de conducta impropia en un político deberá obligarle a dejar el cargo en el momento); que no intente meternos ideas preconcebidas, ni religiosas, ni comunistas, ni fascistas, ni de otra índole. Preocuparse por una política social verdadera, cambiando normas arcaicas, como la ley electoral, entre otras; que rompa de una vez con la burbuja inmobiliaria y avancemos hacia otras competencias más altas, que se oponga a las guerras y no venda armas, que decida meter mano de una vez a la seguridad social, y acabar con tanto descontrol y despilfarro, que cambie la situación del trabajador autónomo. Unos políticos que se bajen su sueldo y lo equiparen a algo mucho más decente, que elimine las Diputaciones y el Senado. Que vigile el medio ambiente y endurezca las penas contra todo tipo de maltrato. Con una política social que cuide del enfermo y del vagabundo, del que no tiene nada.
Que proponga al pueblo si de verdad quiere que siga existiendo una monarquía, que en estos tiempos ya no tiene mucho sentido.
Que deje trabajar a la justicia sin meter la mano, que sepa parar la ambición de las compañías eléctricas y sepa tratar de verdad con los bancos, esquivando sus dardos envenenados, entre otros...

¿Encontraremos entonces un partido como este, al servicio y a los pies del ciudadano?.

Esto es lo queremos, nada de discusiones, de demagogia, e hipocresía; crear un país nuevo que marcha hacia adelante, todo lo contrario de lo que tenemos ahora, que ni siquiera han sido capaces de ponerse de acuerdo para forma un gobierno compartido; ninguno quiere ceder sus intereses, que no son los de los españoles. Algunos les hace gracia y les divierte, a mí, me aburre, me repugna y me preocupa. Todos estos políticos si tuvieran algo de decencia deberían haber dimitido por su incompetencia para entenderse; ¡señores, fuera de aquí, no chupen más la sangre al español, que no tenéis vergüenza, lo único que perseguís es la ansiada pensión vitalicia!.

Hace falta que una nueva generación de personas, valientes, formen partidos nuevos, lejos de ideologías, con el único afán de arreglar este país, de avanzar, mejorarlo y amarlo de verdad. Hay mucha gente valida, que lo harían muy bien, donde su fin, sea la vida, la protección del ser humano, el medio natural y los demás seres vivos. Todo lo demás es pura mierda ideológica que no queremos, ¡qué no queremos más que llevar una vida decente, honrada y con las menores preocupaciones posibles, ayudando a los demás! sin vuestras ideologías con olor a alcanfor, en la que nuestros jóvenes no tienen nada que ver, dejadlos en paz, no le infundéis más odio con olor a rancio, que ellos construyan su futuro libres, sin comederos de coco. Aquí lo que vale es actuar y mejorar para ellos, nada más, y respetar a todo el mundo, no condenando a los demás. Colaborar, no destruir y robar. 

Al final, la llave la tenemos nosotros, el pueblo, y no se trata de votar, como siempre, al menos malo; si no te gusta lo que hay, haz algo diferente, no votes, vota en blanco, vota con un voto nulo, pero no le vuelvas a dar el poder a los mismo, no seas tonto. ¿No ves como se ríen de nosotros?, se creen con derecho y poder a gobernarnos, como si fueran nuestros dueños; dentro de poco tenemos, de nuevo, el poder de cambiar el futuro de este país y el de nuestros hijos. Recuerda que hay cambiar el sistema... está en tus manos... reflexiona, que no te vuelvan a engañar... si ya sabías esto, deja de quejarte y actúa de una vez.




No hay comentarios:

Publicar un comentario